No hate. No violence
Races? Only one Human race
United We Stand, Divided We Fall
Radio Islam
Know Your enemy!
No time to waste. Act now!
Tomorrow it will be too late

English

French

Deutsch

Arabic

Swedish

Spanish

Portug.

Italian

Russ.

Bulg.

Croat.

Czech

Danish

Finn.

Hungar.

Nether.

Norw.

Polish

Rom.

Serb.

Slovak.

Indon.

Türk.

汉语
LOS "PROTOCOLOS DE AUSCHWITZ":
¿UNA FUENTE HISTORICA?


Por Enrique Aynat


(1990)


Prologo de Carlo Mattogno

1 / 2

todo en pdf



[65]

Falso. Los números de registro indicados fueron asignados a 776 judíos -que formaban parte del convoy procedente de París citado en el punto anterior- y a 24 "arios". Como ya se ha señalado, ningún integrante de este convoy fue intoxicado con gases (Kalendarium, No 3, págs. 62-63).

- "Aproximadamente 39.200 - 40.000 800 prisioneros políticos polacos (arios)" (pág. 8).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron registrados 371 polacos, 242 checos, 78 judíos eslovacos y 99 de origen desconocido (Kalendarium, No 3, págs. 63-65) (1).

- "Aproximadamente 40.000 - 40.150 150 judíos eslovacos. Transporte familiar (Familientransporte). Excepto otras 50 muchachas, que fueron llevadas al campo de mujeres, todos los restantes fueron intoxicados con gas en el bosque de abedules (pág. 8).

Falso. Los números de registro citados fueron asignados a parte de un convoy de judíos eslovacos, compuesto de 404 hombres y 255 mujeres. Los efectivos de este convoy fueron registrados en el campo en su totalidad. No hubo muertos por la acción de gases tóxicos (Kalendarium, No 3, pág. 65).

- "Aproximadamente 40.150 - 43.800 alrededor de 4.000 judíos franceses naturalizados, en su mayoría intelectuales. De estos transportes fueron conducidas alrededor de 1.000 mujeres al campo de mujeres, las aproximadamente 3.000 personas restantes fueron intoxicadas con gas en el bosque de abedules" (pág. 8).

Falso. En primer lugar, estos números de registro fueron asignados a 2.937 judíos venidos de Francia en tres convoyes, a 176 judíos eslovacos y a 537 "arios". En segundo lugar, el total de mujeres judías venidas en los tres convoyes de Francia ascendió exactamente a 100. Por último, ni uno sólo de los deportados de Francia fue intoxicado con gas a la llegada a Auschwitz (Kalendarium, No 3, págs. 65-67).

- "Aproximadamente 43.800 - 44.200 400 judíos eslovacos de Lublin, entre ellos Matej Klein y el nº 43.820 Meiloch Laufer, de Eslovaquia oriental. Este transporte llegó el 30 de junio de 1942" (pág.8).

Efectivamente, el 30 de junio de 1942 llegó un transporte del campo de concentración de Lublin con 400 judíos procedentes de Eslovaquia. Los detenidos recibieron los números 43833-44232 (Kalendarium, No 3, pág. 68). Por tanto, el número de registro 43.820 no pudo ser asignado a ninguno de los integrantes de este convoy.

- "Aproximadamente 45.000 - 47.200 200 [sic] franceses (arios), comunistas y otros prisioneros políticos, entre ellos el hermano de Thorez y el hermano pequeño de Léon Blum. Este último fue terriblemente torturado y después intoxicado con gas y quemado" (pág. 8).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron registrados 1.170 "arios" [66] procedentes de Francia, 648 "arios" de otras procedencias y 182 judíos esiovacos (Kalendarium, No 3, págs. 69-71). René Blum, hermano menor del dirigente socialista francés Léon Blum, llegó dos meses y medio más tarde, en un convoy en el que parte de sus integrantes recibieron los números de registro 65460-65858 (Kalendarium, No 3, pág. 92).

-"Aproximadamente 47.000 - 47.500 500 judíos de Holanda, en su mayoría emigrantes alemanes. El resto del transporte, alrededor de 2.500 personas, fue intoxicado con gas en el bosque de abedules" (pág. 8).

Falso. El 17 de julio de 1942 llegó un convoy de Holanda con 2.000 judíos. Fueron registrados en el campo 1.251 hombres (números de registro 47088-47687 y 47843-48493) y 300 mujeres. Según el Kalendariumhubo 449 muertos en las cámaras de gas (No 3, pág. 71).

- "Aproximadamente 47.500.- 47.800 Unos 100 de los llamados rusos en detención preventiva (Schutzrussen)" (pág.8).

Falso. No hay constancia de la llegada de este transporte (Kalendarium, No 3, págs.71-72).

-"Aproximadamente 49.000 - 64.800 15.000 judíos franceses, belgas y holandeses naturalizados. La mencionada cifra apenas significaba el 10% de los componentes de los transportes. Sucedió entre el 1 de julio y el 15 de septiembre de 1942. Grandes trasportes familiares llegaron de todos los países, y fueron conducidos directamente al bosque de abedules. El pelotón especial (Sonderkommando), que se ocupaba de la intoxicación con gas (Vergasung) e incineración, trabajaba en, turnos de día y noche. Los judíos fueron intoxicados con gas en esta época por cientos de miles (Zu hunderttausenden wurden in dieser Zeit Juden vergast)" (págs. 8-9).

Falso. En primer lugar, los números de registro indicados fueron asignados a 11.655 detenidos de origen judío y a 4.145 "arios". Entre los judíos, la distribución por nacionalidades fue la siguiente: 5.208 procedentes de Francia, 4.105 de Holanda, 1.384 de Bélgica, 563 de Eslovaquia, 313 de Yugoslavia y 82 de procedencia desconocida (Kalendarium, No 3, págs. 72-91) (2).

En segundo lugar, tampoco es cierto que el "pelotón especial" (Sonderkommando) quemara los cadáveres de los intoxicados con gases. La cremación de cadáveres a cielo abierto comenzó en Birkenau exactamente el 20 de septiembre de 1942. Hasta esa fecha los cadáveres eran enterrados (vid. pág. 63).

En tercer lugar, es falso que la cifra de 15.000 judíos franceses, belgas yholandeses"apenas significaba el 10%.de los componentes de los transportes". Esto habría significado que en estos convoyes habrían llegado a Auschwitz 150.000 judíos franceses, belgas y holandeses, mientras que las fuentes estudiadas recogen la llegada de sólo 51.724.

[67]

"Aproximadamente 65.000 - 68.000 judíos franceses, belgas y holandeses naturalizados. Alrededor de 1.000 mujeres de estos transportes fueron conducidas al campo de mujeres y por lo menos (zumindest) 30.000 personas fueron intoxicadas con gas" (pág. 9).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron registrados en el campo 2.102 judíos y 898 "arios". Entre los judíos había 756 procedentes de Holanda, 661 de Francia, 314 de Bélgica, 294 de Eslovaquia y 77 de procedencia desconocida (Kalendarium, No 3, págs. 91-96) (3). Conocemos con exactitud el número de judíos -hombres y mujeres- franceses, belgas y holandeses que llegaron en estos convoyes, 13.590. Conocemos también el número total de los que fueron matriculados en el campo, 2.848. Por tanto el número de los que fueron intoxicados con gas no puede ser superior a la diferencia entre ambas cifras, esto es, 10.742 personas.

- "Aproximadamente 68.000 - 70.500 2.500 judíos alemanes del campo de concentración de Sachsenhausen" (pág. 9).

Falso. La numeración indicada fue asignada a 560 "arios", a 649 judíos de Holanda, a 454 judíos del campo de Sachsenhausen, a 404 "arios" y judíos del campo de Buchenwald, a 144 judíos de otros campos de concentración, a 147 judíos de Bélgica, a 121 judíos eslovacos y a 21 judíos de procedencia desconocida (Kalendarium, No 3, págs. 96-97).

- "Aproximadamente 71.000 - 80.000 Judíos franceses, belgas y holandeses naturalizados. El número de los admitidos (eingebrachte) en el campo es apenas del 10% del número total de los transportes. En una prudente estimación (Bei vorsichtigen Schätzung) puede aceptarse que 65.0100 - 70.000 personas fueron intoxicadas con gas" (pág. 9).

Falso. En primer lugar, la numeración citada fue asignada a 5.701 judíos y a 3.299 "arios". La distribución de los judíos según su procedencia era la siguiente: 3.877 de Polonia, 526 de Francia, 702 de Bélgica, 187 de Holanda, 186 de Noruega, 215 de Theresienstadt y 8 de procedencia desconocida (Kalendarium, No 3, págs. 97-105) (4).

En segundo lugar, es falso que, según la "prudente estimación" fueran intoxicados con gas entre 65.000 y 70.000 personas. Se sabe que los judíos y judías franceses, belgas y holandeses llegados en este periodo fueron 8.803, y los matriculados en el campo 2.250, entonces la cifra máxima de asesinados con gases tóxicos a la llegada a Auschwitz no podría haber sido superior a 6.553 personas.

- "Aproximadamente 80.000 - 85.000 alrededor de 5.000 judíos de diversos ghettos polacos, entre ellos Mijawa - Makow - Zichenow - Loniza - Grodrio - Bialostok" (pág. 10).

Falso. La citada numeración fue asignada a 2.993 judíos y a 2.002 "arios". La distribución de los judíos según su procedencia era la siguiente:

[68]

1.346 M ghetto de Ciechanow, 580 del ghetto del distrito de Grodziensk, 231 del ghetto de Grodno, 523 de Polonia (sin especificar), 137 de Alemania, 137 de Holanda y 39 de procedencia desconocida (Kalendarium, No 3, págs. 105-110).

- "Aproximadamente 85.000 - 92.000 6.000 judíos de Grodno, Bialostok y Cracovia y 1.000 polacos arios. La mayor parte de los transportes de judíos fue intoxicada con gas directamente. Diariamente eran conducidos a las cámaras de gas aproximadamente 4.000 judíos (Täglich wurden ca. 4.000 Juden in die Gaskammem getrieben)" (pág. 10).

Falso. En primer lugar, la numeración indicada fue asignada a 2.609 polacos "arios", a 1.604 "arios" de procedencia desconocida y a 2.440 judíos. Los judíos, de acuerdo con su procedencia, se distribuían de la siguiente manera: 1.574 de ghettos y campos de tránsito polacos (Augustow, Zambrow, Loniza y Grodno), 127 de Alemania, 98 de Holanda, 387 de Bélgica y 254 de Checoslovaquia (Kalendarium, No 3, pág. 110; y n1l 4, págs. 64-68) (5).

En segundo lugar, es falso que cerca de 4.000 judíos fueran conducidos diariamente a las cámaras de gas. Entre el 26 de diciembre de 1942 y el 22 de enero de 1943, fechas entre las que fueron facilitados los números de registro indicados, sólo los días 7, 13, 16, 17, 18, 20 y 21 de enero de 1943 se produjeron, según la fuente estudiada, muertos por medio degases tóxicos. Se desconoce el número de personas que resultaron muertas cada uno de estos días.

- "Aproximadamente 99.000 - 100.000 A finales de enero de 1943 llegaron grandes transportes con judíos franceses y holandeses. Solamente una fracción de ellos llegó al campo" (pág. 10).

Falso. La numeración indicada fue asignada a 674 judíos y a 326 arios. Los judíos se distribuyeron de la siguiente manera según su procedencia: 540 de ghettos (de Polonia y Theresienstadt), 86 de Berlín y 48 de Holanda (Kalendarium, No 4, págs. 70-71).

- "Aproximadamente 102.000 - 103.000 700 [sic] checos arios. Más tarde fueron enviados a Buchenwald los que aún quedaban con vida de este transporte" (pág. 11).

Falso. Con esta numeración fueron inscritos 507 polacos, 287 judíos franceses, 107 checos y 99 de procedencia desconocida (Kalendarium, No 4, pág. 74).

- "Aproximadamente 103.000 - 108.000 3.000 judíos franceses y holandeses y 2.000 polacos (arios)" (pág. 11).

Falso. La numeración indicada fue asignada a 3.224 judíos, 792 polacos y 984 de otras procedencias. La distribución de los judíos según su procedencia era la siguiente: 2.856 de Alemania, 11 de Polonia y tan sólo 257 de Holanda y 100 de Francia (Kalendarium, No 4, págs. 74-83).

[69]

- "En el mes de febrero de 1943 llegaron diariamente por término medio 2 transportes con judíos polacos, franceses y holandeses" (pág. 11).

Falso. Durante el mes de febrero de 1943 llegaron a Auschwitz 15 convoyes de judíos. La cuarta parte, por tanto, de los señalados en el texto. Unicamente en tres ocasiones llegaron dos convoyes de judíos el mismo día y hubo 16 días en los que no llegó ninguno. De estos 15 convoyes, 4 procedían de Polonia, 4 de Holanda, 3 de Francia, 3 de Alemania y 1 de Theresienstadt (Kalendarium, No 4, págs. 71-78).

- "A finales de febrero de 1943 fue inaugurado en Birkenau el recientemente construido crematorio moderno e instalación de intoxicación por medio de gas" (Ende Februar 1943 wurde das neu gebaute moderne Krematorium und Vergasungsanstalt in Birkenau eröffnet) (pág. 11).

Falso. Hasta el 22 de marzo de 1943 no entró en servicio ninguno de los crematorios de Birkenau (6).

- "Plano aproximado (Ungefährer Grundriss) de los crematorios I y II .de Birkenau" (pág. 11).

(Vid. págs. 82-83)

Compárese con el plano real del crematorio II y, por inversión simétrica, del crematorio III de Birkenau (7).

- "En medio de la sala de hornos se eleva hacia lo alto una gigantesca chimenea. Alrededor hay 9 hornos con 4 aberturas cada uno" (Ringsam sind 9 Ofen mit je 4 Offnungen) (pág. 11).

Falso. En primer lugar, en el plano real la chimenea no estaba en la sala de hornos (vid. plano). En segundo lugar, la disposición de los hornos en el plano real no coincide en absoluto cofi la del plano del Protocolo 1. En tercer lugar, en vez de nueve hornos con cuatro aberturas, los crematorios II y III de Birkenau tenían cada uno de ellos cinco hornos de tres crisoles (8).

- "Una vía va desde la cámara de gas hasta la sala de hornos a través del hall (Von der Gaskammer führt durch die Halle ein Gleispaar zum Ofenraum) [ ... ] La cámara es entonces abierta y ventilada y el pelotón especial (Sonderkommando) lleva los cadáveres en vagonetas planas (auf flachen Feldbahnwagen) a la sala de hornos, donde tiene lugar la cremación" (págs. 11-12).

Como puede apreciarse en el plano real del crematorio 11, no existe ninguna vía que una la supuesta cámara de gas con la sala de hornos. De hecho, los cadáveres eran llevados desde la supuesta cámara de gas -semienterrada- hasta la sala de hornos -a nivel del suelo- por medio de un montacargas (9).

- "Los otros dos crematorios III y IV fueron erigidos en general (im grossen und ganzen) según parecido fundamento (auf ähnlicher Grundlage)" [70] (pág. 12)

Falso. Los crematorios IV y V de Birkenau (10) fueron diseñados y construidos según una concepción completamente distinta. Compárese el plano real, depositado en los archivos dei Museo Estatal de Oswiecim con el plano del Protocolo 1, reproducido en la página 86.

Cada uno de estos crematorios tenía dos chimeneas, un sólo horno de ocho muflas y tres -o cuatro- supuestas cámaras de gas. Tampoco en este caso existían vías ni "vagonetas planas" que llevaran los cadáveres desde las supuestas cámaras de gas hasta los hornos (11).

Es evidente que el croquis del crematorio reproducido en el Protocolo 1 es completamente imaginario y no tiene nada que ver con la realidad.

- "Aproximadamente 109.000 - 119.000 A primeros de marzo de 1943 llegaron 45.000 judíos de Salónica [Grecia]. 10.000 de ellos fueron al campo, al igual que una pequeña parte de mujeres, y el resto de unos 30.000 al crematorio" (pág. 12).

Falso. En primer lugar, la numeración indicada fue asignada a 5.100 judíos griegos, a 4.075 "arios" y a 825 judíos de diversas procedencias (Kalendarium, No 4, págs. 84-94). En segundo lugar, los citados números de registro fueron asignados entre el 18 de marzo y el 28 de abril de 1943, y el primer convoy con judíos de Salónica (Grecia) llegó el 20 de marzo de 1943 (Kalendarium, No4, pág. 85).

- "Aproximadamente 120.000 - 123.000 3.000 judíos griegos" (pág. 13).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron registrados 1.034 judíos griegos, pero también 1.816 "arios" y 150 judíos de diversas procedencias (Kalendarium, No 4, págs. 96-101).

- "Entretanto llegaron sin pausa transportes de judíos polacos, así como algunos de judíos franceses y belgas, que fueron intoxicados con gas por completo, sin que ni siquiera una parte fuese llevada al campo" (pág. 13).

Falso. Esta acción, según el contexto, se llevó a cabo en la primera mitad de 1943. Sin embargo, a lo largo de todo el año 1943, ningún convoy de judíos procedente de Polonia o Bélgica fue aniquilado en su totalidad al llegar a Auschwitz (Kalendarium, No 4, págs. 64-111 y No 6, págs. 43-87).

- "Aproximadamente 132.000 - 136.000 Solamente 4.000 hombres y un pequeño número de mujeres [todos ellos judíos de Berizburg y Sosnowitz (Polonia)] fueron llevados al campo" (págs. 13-14).

Con estos números de registro fueron matriculados 2.851 judíos de Berizburg (Bedzin) y Sosnowitz (Sosnowiec), 473 judíos de Francia y Bélgica y 676 "arios". Es falso que solamente "un pequeño número de mujeres" fuera registrado en el campo. El total de judías de Benzburg y Sosnowitz venidas en estos convoyes y matriculadas fue de 2.969, una cifra superior a la de hombres (Kalendarium, No 6, págs. 50-53).

[71]

- "Aproximadamente 137.000 - 138.000 A finales de agosto llegaron 1.000 polacos de la prisión de Pawiak y 80 judíos de Grecia" (pág. 14).

Falso. Bajo la citada numeración fueron matriculados 744 "arios" de varias procedencias (pero ninguno de ellos de Varsovia, donde se encontraba la prisión de Pawiak), 190 judíos de Salónica y 66 judíos de Pomerania (Kalendarium, No 6, págs. 56-57).

- "Aproximadamente 138.000 - 141.000 3.000 hombres de diversos transportes arios" (pág. 14).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron registrados 1.269 "arios" y 1.731 judíos (Kalendarium, No 6, págs. 57-58).

- "Aproximadamente 153.000 - 154.000 1.000 polacos arios de la prisión de Pawiak" (pág. 15).

Falso. Si bien esta numeración fue asignada a 1.000 "arios", ninguno de ellos procedía de Varsovia, donde se encontraba la prisión de Pawiak (Kalendarium, No 6, pág. 68).

- "Aproximadamente 160.000 - 165.000 En diciembre de 1943, 5.000 hombres predominantemente de transportes de judíos holandeses, franceses, belgas y por primera vez también de judíos italianos de Fiume, Trieste y Roma. Por lo menos 30.000 personas de estos transportes fueron immediatamente intoxicados con gas" (pág. 16).

Falso. En primer lugar, la numeración indicada fue facilitada entre el 2 y el 26 de noviembre de 1943 (Kalendarium, No 6, págs. 74-80). En segundo lugar, estos números fueron asignados a 2.154 "arios" y a 2.846 judíos. La distribución de los judíos según la procedencia fue la siguiente: 241 de Francia, 836 de Holanda, 13 de Itafia, 1.740 de Polonia y Rusia y 16 de procedencia desconocida. No se registró en este periodo la llegada de ningún convoy de Bélgica. En tercer lugar, el primer convoy de judíos italianos llegó a Auschwitz el 23 de octubre de 1943 (Kalendarium, No 6, pág. 72).

- "Aproximadamente 170.000 - 171.000 1.000 polacos y rusos bajo detención preventiva (Schutzrussen), y un número de yugoslavos (pág. 16).

Falso. Bajo la numeración indicada fueron matriculados los componentes de un convoy de judíos procedente de Theresienstadt llegado a Auschwitz el 20 de diciembre de 1943 (Kalendarium, No 6, pág. 85).

- "Aproximadamente 171.000 - 174.000 A finales de febrero - principios de marzo 3.000 judíos de Holanda, Bélgica y por primera vez judíos residentes en Francia largo tiempo (altansässige französische Juden) (no naturalizados) de Vichy - Francia" (pág. 16).

Falso. En primer lugar, la numeración indicada fue facilitada entre el 20 de diciembre de 1943 y el 21 de febrero de 1944 (Kalendarium, No 6, págs. 85-87 y n· 7, págs. 72-79). En segundo lugar, los números citados fueron asignados a 1.347 "arios", 569 judíos de distintas procedencias y 1.084 judíos de [72] Francia, Bélgica y Holanda. En tercer lugar, si por "finales de febrero - principios de marzo" se entiende el periodo comprendido entre el 20 de febrero y el 10 de marzo de 1944, se comprobará entonces que sólo llegó a Auschwitz un convoy de Francia y otro de Holanda (Kalendarium, No 7, págs. 7983).

- Plano del campo de Birkenau (pág. 17).

(Vid. págs. 84-85).

Compárese el plano del Protocolo 1 con el plano real de Birkenau.

El perímetro del plano del Protocolo 1 ha falseado completamente el verdadero perímetro de Birkenau. En el plano real el campo es un rectángulo en el que los lados norte y sur son los más cortos; en el Protocolo 1, en cambio, los lados norte y sur son más largos (exactamente el doble) que los lados este y oeste. La instalación de baños (Bad) del Protocolo 1 tiene una silueta completamente distinta de la del plano real (Zentral Sauna). Lo más sorprendente es que el autor del Protocolo 1 dibujara la instalación de baños omitiendo los 30 barracones del "campo de depósito de objetos" (Effektenlager). El Effektenlager se encontraba muy próximo a la instalación de baños, como puede apreciarse en el plano real. Ambas instalaciones habían sido puestas en servicio en diciembre de 1943, cuatro meses antes de la evasión de los supuestos autores (12). Es inexplicable que un internado en Auschwitz no hubiese reparado en el enorme "campo de depósito de objetos" y recordara la instalación de baños contigua.

- La administración ínterna del campo estaba regida por determinados prisioneros escogidos por los SS. El "decano del campo" (Lagerälteste) era Franz Danisch, número 11.182, un prisionero político. "Danisch", indica el texto, "se comporta también frente a los judíos muy correctamente, es objetivo e incorruptible" (pág. 19).

Sin embargo, Hermann Langbein, antiguo detenido en Auschwitz, ha caracterizado a Franz Danisch como "el Lagerälteste más conocido y temido", protagonista de acciones contra los judíos de una refinada crueldad (13).

- El texto califica al 'Jefe de campo" (Lagerführer) SS-Untersturmführer Schwarzhüber como un "sádico" (pág. 20).

Por contra, Rudolf Höss, antiguo comandante de Auschwitz, ha indicado en sus memorias que Schwarzhüber se caracterizaba por su impresionabilidad ante los malos tratos a los prisioneros, hasta el punto de que Mdesaparecía metódicamente en el momento de las ejecuciones" (14).

- "El Rapportschreiber en el campo de Birkenau es:

Número de prisionero: 31.029 Kasimir Gork, polaco, antiguo empleado de banca de Varsovia" (pág. 20).

Contradictorio. Como indica el texto, la numeración 29.700 - 32.700 [73] fue facilitada a "3 transportes completos con judíos eslovacos" (pág. 7).

- El Jefe de campo" (Lagerführer) de Birkenau era el SS- Untersturmführer Schwarzhüber (pág. 20).

Falso. El comandante del campo Auschwitz II (Birkenau) el 7 de abril de 1944 era el SS-Stunnbannführer Fritz Hanjenstein (15).

- El comandante conjunto de los campos de Auschwitz y Birkenau era Höss (pág. 20).

Falso. El comandante de Auschwitz y Birkenau. era el 7 de abril de 1944, día de la fuga de los supuestos autores del Protocolo 1, el SS-Oberstumbannführer Arthur Liebehenschel. Rudolf Höss, primer comandante de Auschwitz, había abandonado el campo en noviembre de 1943 (16).

- En el relato del joven judío eslovaco llegado a Auschwitz el 30 de junio de 1942 desde el campo de concentración de Majdanek se menciona el siguiente pasaje: El camino al trabajo [en la fábrica Buna] debía recorrerse en la más rigurosa formación militar (in strammer, militärischer Ordnung), quien salía de la fila era fusilado" (págs. 23-24). Por lo tanto, el trayecto hasta la fábrica se hacía andando.

Falso. A partir del mes de marzo de 1942 los prisioneros iban al trabajo en la fábrica Buna en ferrocarril (17).

- Cuidadosa estimación de los judíos intoxicados con gas en Birkenau desde abril de 1942 hasta abril de 1944 según los países de procedencia" (Vorsichtige Schützung der in Birkenau seit April 1942 bis Aptil 1944 vergasten Juden nach Herkultftsländern) (pág. 27).

(Vid. pág. 87).

Esta cantidad no se ajusta a las cifras publicadas por el Kalendarium y por dos prestigiosos especialistas en la materia: Raul Hilberg y Gerald Reitlinger.

En el cuadro 1 (vid. págs. 88-90) puede compararse la cifra de judíos muertos por la acción de gases tóxicos en el campo de Birkenau, señalada en el Protocolo 1, con las cifras de judíos deportados -no muertos- a Auschwitz y Birkenau citadas por el Kalendatium, por Raul Hilberg y por Gerald Reitlinger. En el caso de los dos últimos, además, las cifras corresponden a todo el periodo de la guerra.

Conclusión: la cifra de judíos polacos exterminados con gases tóxicos en Birkenau desde abril de 1942 hasta abril de 1944 según el Protocolo 1 es más del cuádruple del número de judíos polacos deportados a Auschwitz a lo largo de toda la guerra según los cálculos de Reitlinger. La cifra .de judíos franceses, belgas y holandeses aniquilados con gases tóxicos según el Protocolo 1 es el doble del número de judíos de estos países deportados a Auschwitz según el Kalendarium, Hilberg y Reitlinger. Como se ha indicado, las cifras de Hilberg y Reitlinger, además, corresponden a todo el [74] periodo de la guerra. En cuanto a los judíos yugoslavos, italianos y noruegos, el Protocolo 1 ha contabilizado como víctimas una cantidad más de tres veces superior al número de judíos de éstos países deportados a Auschwitz durante toda la guerra, según Hilberg y Reitlinger. Los autores del Protocolo 1, además, se han inventado la cifra de víctimas de Lituania, de las que no hay constancia en las fuentes analizadas. Por lo que respecta a los judíos de Grecia, la cifra indicada en el Protocolo 1 se aproxima a la que recoge el Kalendarium como total de deportados. La cifra del Protocolo 1 es, por otra parte, idéntica a la señalada por Hilberg y Reitlinger como número total de deportados a Auschwitz durante toda la guerra. En relación con los judíos de Alemania, Bohemia- Moravia, Austria y Eslovaquia, se observará que las cifras del Protocolo 1 son en todo caso superiores a las calculadas por Reitlinger. Por último, por lo que hace referencia a los judíos procedentes de los "diversos campos para judíos extranjeros en Polonia", no se pueden contrastar cifras, ya que tanto el Kalendarium como Hilberg y Reitlinger no han concretado nada al respecto.

En definitiva, Raul Hilberg ha fijado en un millón de personas el total de víctimas judías habidas en Auschwitz durante toda la guerra y por todas las causas (18). Y Gerald Reitlinger ha concluido que "es muy improbable que la verdadera cifra total de víctimas de las cámaras de gas de Auschwitz, incluyendo las selecciones hechas en el campo, exceda de 750.000" (19).

En consecuencia, el total de víctimas apuntado en el Protocolo 1 es insostenible. Es evidente que el autor de este testimonio no ha basado en absoluto sus cálculos en las cifras reales de judíos deportados a Auschwitz.

5.2 PROTOCOLO 2

Se ha tomado como base de trabajo el texto DMW (reproducido en el Apéndice II). Los números de página entre paréntesis al final de cada cita remiten al texto indicado.

- "Aproximadamente 182.000 A finales de abril llegaron de nuevo judíos griegos, de los cuales 200 fueron llevados al campo, aproximadamente 3.000 fueron aniquilados" (pág. 2).

Falso. En primer lugar, el número 182.000 fue asignado a un detenido llegado el 10 de abril (Kalendarium, No 7, pág. 87). En segundo lugar, el último convoy procedente de Grecia llegó el 11 de abril de 1944, el siguiente lo haría el 30 de junio del mismo año.

- "Aproximadamente 183.000 - 185.000 A principios de mayo de 1944 llegaron pequeños transportes de judíos holandeses, franceses, belgas y griegos y arios polacos" (pág. 2).

[75]

Falso. En primer lugar, la numeración indicada fue facilitada entre el 14 y el 30 de abril de 1944 (Kalendarium, No 7, págs. 88-91). En segundo lugar, si por "principios de mayo" entendemos el periodo comprendido entre los días 1 y 10 de este mes, se verá que en ese lapso de tiempo fueron registrados 486 judíos de Hungría, 271 judíos de Berlín, 28 "varios" de Minsk (Rusia), 130 "arios" de procedencia desconocida, 48 judíos de Francia, 5 "arios" polacos y 2 judíos de procedencia desconocida. No se registró la llegada de convoyes de Holanda, Bélgica o Grecia (Kalendarium, No 7, págs. 91-93).

- "Hacia el 15 de mayo de 1944 comenzaron a afluir a Birkenau transportes masivos de Hungría. Diariamente (Täglich) llegaban 14.000 - 15.000 judíos a Birkenau" (pág.2).

Falso. Por una fuente de la resistencia polaca se sabe que cada transporte de judíos húngaros constaba de 40 a 50 vagones y que cada vagón llevaba 100 personas aproximadamente (Kalendarium, No 7, pág. 94, nota 71). De ello se deduce que por término medio los convoyes procedentes de Hungría transportaban entre 4.000 y 5.000 personas.

Entre el 15 y el 27 de mayo de 1944 (fecha de la fuga de los supuestos autores del texto) llegaron a Auschwitz 15 transportes de judíos húngaros, repartidos de la siguiente.manera: uno, los días 17, 18, 19, 20, 23, 24, 26 y 27; dos, los días 21 y 22; tres, el día 25. Por tanto, sólo en una fecha, el 25 de mayo, pudo llegar a Auschwitz un máximo de 15.000 judíos, cantidad que el testimonio considera como de recepción habitual y diaria en el campo (Kalendarium, No 7, págs. 93-97).

- Tras la llegada masiva de judíos húngaros, a partir del 15 de mayo de 1944, los crematorios no bastaban para incinerar todos los cadáveres, por lo que "fueron cavadas de nuevo en el bosque de abedules 4 fosas de aproximadamente 30 metros de largo y 15 metros de ancho -como en la época anterior a la construcción de los crematorios-, donde día y noche eran quemados cadávere? (wo Tag und Nacht Leichen verbrannt werden) (pág. 3).

Falso. Rudolf Höss, antiguo comandante de Auschwitz, había señalado que "a causa de la actividad aérea enemiga, las incineraciones nocturnas fueron prohibidas a partir de 1944" (20).

- Sé atribuye a Rudolf Höss el rango SS de Hauptsturmbannführer (pág. 3).

Falso. Este grado no existía en la jerarquía SS (21).

- "Hasta ahora los comandantes de Auschwitz y Birkenau fueron los siguientes: Aumayer, Schwarzhuber, Weiss, Hartenstein, Höss, Kramer" (pág. 5).

Falso. Los comandantes de la guarnición SS de Auschwitz, con jurisdicción sobre los campos de Auschwitz, Birkenau y otros pequeños campos (Aussenlager) fueron sucesivamente: Rudolf Höss (del 4 de mayo de 1940 al [76] 11 de noviembre de 1943); Arthur Liebehenschel (del 11 de noviembre de 1943 al 8 de mayo de 1944) y Richard Baer (del 11 de mayo de 1944 hasta la evacuación del campo en enero de 1945) (22).

5.3 PROTOCOLO 3

Se ha tomado como base de trabajo el documento FDRL 2, reproducido en el Apéndice 111. Los números de página entre paréntesis al final de cada cita remiten al documento indicado.

- Con posterioridad al verano de 1943 se procedió a tatuar el número de registro a todos los prisioneros no judíos, a excepción de los alemanes (pág. l).

Falso. La decisión de tatuar el número de registro a los detenidos "arios" se tomó el 22 de febrero de 1943 (Kalendarium, No 4, pág. 76).

- "...el área circundante al campo de AUSCHWITZ había sido evacuada en un radio de casi 100 kilómetros" (pág. 5).

Falso y contradictorio. Falso porque la "zona de intereses" del campo (Interessengebiet) comprendía un área de alrededor de 40 kilómetros cuadrados (23). Y contradictorio porque, de ser cierto este pasaje, los alemanes tendrían que haber hecho evacuar la ciudad de Cracovia -situada a 60 kilómetros de Auschwitz-, de donde había sido llevado al campo el supuesto autor del texto.

- "En el otoño de 1942 se produjo la massacre de los transportes de LUBLIN". Al menos de 15.000 a 20.000 personas perdieron sus vidas (pág. g).

En el Kalendarium no hay constancia de que en el otoño de 1942, desde el 21 de septiembre hasta el 21 de diciembre, se produjera una matanza de tales proporciones (No 3, págs. 91-109).

- "Una acción de 'despioje' (A 'delousing' action) que costó un número particularmente grande de víctimas fue llevada a cabo en julio de 1942. En el curso de esta 'purga' los débiles, aquellos enfermos de tifus o en cuarentena a causa del tifus fueron enviados todos a BRZINZKI sin excepción [para ser intoxicados con gas]" (pág. 9).

Falso. Durante el mes de julio de 1942 no se registró ninguna "selección" de prisioneros, enfermos de tifus o no, para las cámaras de gas (Kalendarium, No 3, págs. 68-76).

... un campo de concentración especial fue abierto en Birkenau" (el nombre polaco de la localidad es Rajsko)" (pág. 11).

Falso. Como ya se ha indicado anteriormente (vid. pág. 63), Rajsko y Birkenau (Brzezinka en polaco) eran dos localidades distintas.

- "Fueron excavadas grandes tumbas donde los cuerpos eran simple[77]mente arrojados. Esto continuó en el otoño de 1942 [...] Fila tras fila de cuerpos de judíos asesinados, cubiertos solamente por una fina capa de tierra fueron dispersados por los campos adyacentes, provocando que el suelo se convirtiera casi en pantanoso a causa de la putrefacción de los cuerpos" (pág. 12).

Esta información es inconciliable con la del Protocolo 1, que señala que en esa época los cadáveres de los asesinados eran incinerados (vid. pág. 63).

- "En el otoño de 1942 todo lo que quedaba de los cuerpos tuvo que ser exhumado, los restos mortales recogidos e incinerados en los crematorios (en ese tiempo habían sido completados cuatro)" (pág. 12).

Falso. Hasta el 22 de marzo de 1943 no entró en servicio ninguno de los crematorios de Birkenau (vid. pág. 69). Este pasaje, además, es inconciliable con la versión del Protocolo 1, según la que el primer crematorio de Birkenau fue inaugurado a finales de febrero de 1943 (vid. pág. 69).

- "Las primeras ejecuciones fueron una sorpresa para la mayoría de los detenidos del campo. Comenzaron en el verano dé 1941 cuando un atardecer, después del pase de lista, fueron convocados varios números (recuerdo bien que eran 18 hombres, todos de Cracovia)" (I well remember, there were 18 men from Cracow alone) (pág. 13).

Contradictorio. El supuesto testigo no pudo estar presente en este acontecimiento porque anteriormente había referido (pág. 1) que llegó a Auschwitz el 24 de marzo de 1942.


[93]

6 EL SUPUESTO ENCUENTRO EN EL MONASTERIO DE SVATY JUR

En su libro publicado en 1963, Rudolf Vrba relata que fue avisado por Oskar Krasnansky de que les aguardaba una cita con el "Nuncio papal en Eslovaquia". La entrevista debía tener lugar en el monasterio de Svaty Jur, cerca de Bratislava. Vrba ha descrito así este suceso:

"Viajé allí unos pocos días después y fui introducido por un monje en una habitación grande y sencillamente amueblada donde el Nuncio estaba esperándome.

Era un hombre alto y elegante de alrededor de cuarenta años y, cuando se levantó para saludarme, vi que tenía una copia de mi informe en su mano. Tras unas pocas cortesías preliminares, abordó el asunto; y durante seis horas me interrogó con toda la destreza de un experimentado abogado. Examinó el informe línea por línea, página por página, volviendo una vez tras otra a varios puntos hasta que estuvo satisfecho de que no estaba ni mintiendo ni exagerando; y, cuando acabamos de diseccionar los horrores de los que había escrito, [el Nuncio] estaba llorando" (24).

Por el empleo de verbos y pronombres personales en primera persona del singular ("viajé", "fui", "esperándomé", "saludarine", "vi", "me interrogó", "yo no estaba mintiendo ni exagerando") se deduce que fue únicamente Rudolf Vrba quien se reunió con el nuncio. Sin embargo, un año después, en su deposición en el proceso de Frankfürt -en el que se juzgaba a unos ex guardianes de Auschwitz- Rudolf Vrba manifestó que acudió a la entrevista acompañado de Alfred Wetzler:

"Wetzler y yo fuimos cogidos por separado para un interrogatorio contradictorio. Resultó que nuestras declaraciones coincidían con sus apuntes sobre la partida de los transportes. Finalmente fuimos llevados a un convento y presentados al Nuncio papai que residía en Bratislava" (Schliesslich wurden wir in ein Kloster gebracht und dem päpstlichen Nuntius der in Bratislava residierte vorgestellt) (25).

Por su parte, Oskar Krasnansky manifestó al autor Erich Kulka que la entrevista de Svaty Jur no tuvo lugar con el "mincio papal", sino con un "legado o correo" del Vaticano. A la entrevista acudieron el mismo Krasnansky, Rosenberg (Vrba), Mordowicz y un holandés como intérprete de francés.

Según esta versión Wetzler no asistió. El representante de la Santa Sede era [94] un tal "monseñor Mario". Krasnansky dijo que ya no se acordaba del apenido. La reunión duró seis horas. Monseñor Mario interrogó a los dos fugitivos, tomó notas y fotografió los números de prisionero grabados en los brazos (26).

Años más tarde, el autor John S. Conway identificaría al enviado de la Santa Sede como monseñor Mario Martilotti "un miembro de la nunciatura vaticana en Suiza, que temporalmente había sido trasladado a Bratislava" (27).

Por su parte Alfred Wetzler manifestó que fueron él mismo y su compañero de fuga quienes hablaron con el "delegado del Papa" (28).

Por tanto, tras conocer las versiones de los supuestos participantes en la entrevista, resulta imposible determinar quién asistió a la reunión con una personalidad eclesiástica católica en el monasterio de Svaty Jur, si es que realmente esta reunión tuvo lugar.

La lectura de los trabajos de los autores que han estudiado esta cuestión no sólo no aporta nueva luz, sino que, por el contrario, contribuye a aumentar la confusión.

En una primera versión de los hechos, Ota Kraus y Erich Kulka han señalado que fueron Vrba y Wetzler los que se reunieron con el nuncio de la Santa Sede: "Tan sólo en junio tuvieron los dos fugitivos de Oswiecim [Vrba y Wetzler] ocasión de comunicar su informe oficial a un diplomático occidental. El nuncio del Papa tomó personalmente posesión de su protocolo de unas sesenta páginas. Se reunieron en el monasterio de Svaty Jur en Eslovaquia" (Papezsky nuncius osobne prevzal jejich asi sedesátistrankovy protokol. Setkali se s ním v klástere ve Sv. Jury na Slovensku) (29). En cambio, en otra obra Erich Kulka ha indicado que a la entrevista de Svaty Jur, que tuvo lugar el 20 de junio de 1944, asistieron Oskar Krasniansky, Rosenberg (Vrba), Mordowiez, un intérprete de francés y monseñor Martilotti, el diplomático de la Santa Sede (30). Por tanto, según esta nueva versión Wetzler no asistió. Por su parte, el autor Martin Gilbert ha indicado que un ejemplar del Protocolo 1 "fue entregado a monseñor Giuseppe Burzio, el encargado de negocios papal en Bratislava, quien lo hizo seguir al Vaticano el 22 de mayo [de 19441, después de haber interrogado él mismo a los dos escapados" (after himself questioning the two escapees) (31).

Por lo tanto, según la versión de Gilbert, la entrevista no tuvo lugar el 20 de junio, sino antes del 22 de mayo; asistió Wetzler, y no Mordowicz; y el representante de la Santa Sede presente era monseñor Burzio, y no monseñor Martilotti.

En definitiva, tampoco los autores especializados han sido capaces de ponerse de acuerdo en este punto concreto. Treinta y cinco años después de los hechos Kulka y Gilbert no coinciden siquiera en la identificación de [95] los asistentes a la reunión con el prelado católico. Incluso discrepan sobre la personalidad de este prelado.

Lo más importante a destacar es que aunque la supuesta entrevista con Martilotti (o con Burzio) duró seis horas, a pesar de que el representante de la Santa Sede tomara notas y fotografiara los números de registro de los detenidos, a pesar de que este eclesiástico se impresionara tanto que acabó llorando, no hay vestigio en los archivos del Vaticano de este trascendental encuentro. Los editores de los documentos de la Santa Sede sobre la segunda guerra mundial así lo han reconocido expresamente: "No encontramos rastro de un informe que habría sido aportado de Eslovaquia por monseñor Mario Martillotti, de la nunciatura de Berna, tras un interrogatorio de los testigos" (Nous ne trouvons pas trace d'un rapport qui aurait été apporté de Slovaquie par Mgr Mario Martillotti, de la nonciature de Berne, après une interrogation des témoins) (32).

Por mi parte, me he dirigido a la Biblioteca Apostólica Vaticana para solicitar información sobre monseñor Martillotti. Concretamente quería saber si este prelado efectivamente realizò alguna misión diplomática en Eslovaquia en la primavera o verano de 1944. La Biblioteca Vaticana no atendió mi demanda alegando razones de tiempo y de personal. Se limitó a aconsej arme la cons ulta de la obra Actes et Documents du Saint Siège relatifs à la Seconde Guerre Mondiale (33), a la que pertenece el volumen citado en la nota 9.

No obstante, Rosweil McClelland representante en Berna de la agencia norteamericana War Refugee Board durante la guerra, manifestó conocer a un prelado que había hablado con los fugitivos de Ausclwitz. En su carta de 12 de octubre de 1944 a sus superioores, a la que adjuntaba copias de los Protocolos 1, 2 y 3, Roswell McCIelland dece: "Tuve ocasión de hablar aquí en Berna con un miembro de la Nunciatura Papal de Bratislava que entrevistó personalmente a estos dos jóvenes y declaró que la impresión que produjeron al contar su historia era completamente convincente" (I had occasion to speak here in Bem with a member of the Bratislava Papal Nunciature who had personally interviewed these two young men and declared the impression they created in telling their story to be thoroughly convincing) (34). No me consta que posteriormente MeClelland haya mencionado detalle alguno de su conversación con el diplomático vaticano, ni siquiera que identificara a éste (35).

Conclusiones:

a. Las versiones de la entrevista en el monasterio de Svaty Jur que dán los supuestos participantes son inconciliables. Las dos versiones de Rudolf Vrba son inconciliables entre sí, y cada una de estas versiones es, además, inconciliable con la versión de Oskar Krasniansky. Si se tienen en cuenta los [96] trabajos de los autores, especialmente Erich Kulka y Martin Gilbert, las contradicciones y la confusión, lejos de paliarse, se acentúan. Prácticamente en todos los aspectos de la cuestión existen contradicciones: desde la identidad de los fugitivos de Auschwitz que asistieron al encuentro hasta la del representante vaticano, pasando por la fecha en que tuvo lugar la reunión.

b. No existe constancia documental en los archivos del Vaticano que confírme que el encuentro de Svaty Jur se llevara efectivamente a cabo. Es maudito que un diplomático de la Santa Sede, entre cuyas misiones estaba la de mantener informados a sus superiores, omitiera remitir al Vaticano siquiera una nota con las estremecedoras revelaciones de los evadidos de Auschwitz. Esto me induce a pensar que o bien la reunión de Svaty Jur no tuvo nunca lugar y sólo ha existido en la imaginación de algunas personas relacionadas con la gestación de los Protocolos, o bien, si se celebró, le mereció tal escasa credibilidad al prelado católico que prescindió de informar a Roma.

En consecuencia, estimo que la supuesta reunión de Svaty Jur no puede alegarse como prueba para sostener la autenticidad de los Protocolos.

[99]

7 LAS DECLARACIONES DE RUDOLF VRBA Y ALFRED WETZLER

7.1 LAS DECLARACIONES DE RUDOLF VRBA

De los cinco supuestos autores de los Protocolos, Rudolf Vrba ha sido el más locuaz. Sus manifestaciones en procesos, artículos periodísticos y libros son numerosas y abarcan un periodo de tiempo comprendido entre 1961 y 1985. A continuación se exponen las contradicciones y falsedades halladas en las diferentes manifestaciones de Rudolf Vrba sobre aspectos concretos de su vida en Auschwitz. De esta manera podrá juzgarse la credibilidad que este personaje, supuesto coautor del Protocolo 1, merece.

Las fuentes empleadas, que se indican entre paréntesis al final de cada cita, han sido las siguientes,

a. Protocolo 1: texto del documento YVA, reproducido en el Apéndice I.

b. I Cannot Forgive: libro de Rudolf Vrba y Alan Bestic, editado por Sidgwick and Jackson and Anthony Gibbs and Phillips, s.l. 1963.

c. "Daily Herald": artículos de Rudolf Vrba apasecidos en los números de 27-2-1961,28-2-1961, 1-3-1961,2-3-1961 y 3-3-1961 del diario británico.

d. "France-Dimanche": artículos de Rudolf Vrba aparecidos en los números 921 (16-4-1964), 922 (23-4-1964), 923 (30-4-1964), 924 (73-1964) y 925 (14-5-1964) del semanario francés.

e. Proceso Zündel: testimonio de Rudolf Vrba en el proceso entablado contra Ernst Zündel, publicista canadiense (In the District Court of Ontario. Between: Her Majesty the Queen and Emst Zündel. Before: The Honorable Judge H.R. Locke and a Jury, Toronto, Ontario, 1985. Actas de las sesiones).

CONTRADICCIONES

- Selección a la llegada del convoy de Rudolf Vrba a Majdanek.

Los no seleccionados para el trabajo -viejos, enfermos, mujeres y niños- fueron asesinados y quemados" ("Daily Herald", 27-2- 1961, pág. 4).

Los no seleccionados para el trabajo siguieron el viaje en tren (Protocolo 1, pág. 21; I Cannot Forgive, págs. 56-57).

- Quiénes bajaron del convoy en Majdanek.

[100]

Todos los hombres entre los 16 y 45 años (I Cannot Forgive, pág. 56). Todas las personas aptas para el trabajo entre los 15 y 50 años (Protocolo 1, pág. 21).

- Fecha del viaje en tren de Majdanek a Auschwitz.

Comenzó el 20 de junio de 1942 (Proceso Zündel, pág. 1246).

Comenzó el 27 de junio de 1942 (Protocolo 1, pág. 23).

- Cuántos detenidos viajaron en tren de Majdanek a Auschwitz.

Fueron "alrededor de 1.500 detenidos" ("Daily Herald", 27-2-1961, pág. 4).

Cuatrocientos judíos eslovacos (Protocolo 1, pág. 8).

- Alimentos para el viaje de Majdanek a Auschwitz.

Los detenidos"recibieron "pan, mermelada y salami" (I Cannot Forgive, pág. 72).

El viaje lo hicieron los detenidos "sin alimentos ni agua" (Protocolo 1, pág. 23).

- Primer trabajo de Rudolf Vrba en Auschwitz.

Consistió en "desenterrar y quemar los cuerpos de 20.000 prisioneros de guerra rusos que habían sido asesinados" ("Daily Herald", 27-2-1961, pág. 4).

En el almacén de alimentos de los SS (I Cannot Forgive, pág. 92).

En la fábrica Buna (Protocolo 1, pág. 23).

- Recorrido desde el campo de concentración hasta la fábrica Buna.

Se hacía en "un tren de mercancías de setenta u ochenta vagones" (I Cannot Forgive, pág. 108).

"El camino al trabajo [en la Buna] debía recorrerse en la más rigurosa formación militar" (in strammer, militärischer Ordnung) (Protocolo 1, págs. 23-24). Por tanto, andando.

- Fin dei trabajo en la fábrica Buna.

El 29 de agosto de 1942 (I Cannot Forgive, pág. 120).

A "finales de julio de 1942" (Protocolo 1, pág. 24).

- Tamaño de las zanjas halladas en una primera visita a Birkenau.

Eran "tan vastas como para contener una fila de casas" (I Cannot Forgive, pág. 165).

Tenían "seis metros por cada lado y seis metros de profundidad" (Proceso Zündel, pág. 1316).

- Fecha del traslado a Birkenau.

"Al poco tiempo fui trasladado a Birkenau como castigo, donde pasé más de año y medio (wo ich über 1 1/2 Jahre verbrachte). El 7 de abril de 1944 conseguí escaparme con mi compañero" (Protocolo 1, pág. 26). Por tanto, el traslado a Birkenau se efectuó, como muy tarde, en octubre de 1942.

El traslado a Birkenau se efectuó en fecha no anterior a diciembre de [101] 1942 (I Cannot Forgive, págs. 167-170).

Rudolf Vrba llegó a Birkenau el 15 de enero de 1943 (Proceso Zündel, pág. 1268). Por tanto, si Vrba llegó a Birkenau el 15 de enero de 1943 y estuvo allí más de año y medio, significa que no pudo fugarse antes del 15 de julio de 1944.

- El comando de desescombro.

"Mi relativamente buena posición en el comando de desescombro no pude conservarla mucho tiempo (Meine verhältnismässig gute Einteilung beim Aufräumungskommando konnte ich aber nicht lange beibehalten). Al poco tiempo fui trasladado a Birkenau como castigo, donde pasé más de año y medio" (Protocolo 1, pág. 26). Por tanto, cuando llegó a Birkenau ya no trabajaba en el comando de desescombro.

Rudolf Vrba manifestó que seguía trabajando en el comando de desescombro tras su llegada a Birkenau (Proceso Zündel, págs. 1319-1320).

- El crematorio de Birkenau.

Cuando Rudolf Vrba Regó a Birkenau pudo ver "las líneas bien definidas del flamante crematorio de hormigón destacando poderosamente ante nosotros, apliñalando el cielo con una llama amarilla desde arriba de su alta chimenea" (I Cannot Forgive, pág. 170).

Se sabe que en Birkenau no entró en funcionamiento ningún crematorio antes del 22 de marzo de 1943 (36). Por tanto, según esta versión Rudolf Vrba fue trasladado a Birkenau no antes del 22 de marzo de 1943, lo que contradice sus versiones anteriores. Además, si Vrba estuvo más de año y medio en Birkenau, significa que no pudo fugarse antes del 22 de septiembre de 1944.

- Secretario del "campo de cuarentena".

Rudolf Vrba estaba trabajando como "secretario" (registrar) en la "sección de cuarentena" de Birkenau en enero de 1943 ("Daily Herald", 282-1961, pág. 4).

Vrba fue nombrado secretario del campo de cuarentena de Birkenau en junio de 1943 (declaración jurada realizada el 16-7-1961 en la embajada israelí en Londres para el proceso entablado contra Adolf Eichmann, I Cannot Forgive, pág. 271).

En 1985 Vrba declaró que el campo de cuarentena de Birkenau fue abierto en julio de 1943 (Proceso Zündel, pág. 1347).

- Inauguración del primer crematorio en Birkenau.

En enero de 1943 (I Cannot Forgive, págs. 15-19).

A "finales de febrero de 1943 (Protocolo 1, pág. 11) o a "principios de marzo de 1943 (Protocolo 1, pág. 12).

- Capacidad de los crematorios de Birkenau.

Podían aniquilar e incinerar a 12.000 personas diariamente ("France [102] Dimanche", No 921, pág. 5) -

Podían aniquilar e incinerar 6.000 personas al día (Protocolo 1, pág. 12).

- Quiénes fueron aniquilados en la inauguración del primer crematorio de Birkenau.

3.000 polacos ("Daily Herald", 28-2-1961, pág. 4).

3.000 judíos polacos (I Cannot Forgive, pág. 16).

8.000 judíos de Cracovia (Proceso Zündel, pág. 1409).

- Duración de la operación de exterminio en la cámara de gas.

De 15 a 30 minutos (Quinze à trente minutes plus tard, tout le monde était mort) ("France-dimanche", nº 923, pág. 8).

Tres minutos (Nach 3 Minuten ist in der Kammer alles tot) (Protocolo 1, pág. 12).

- Traslado de los cadáveres de la cámara de gas a los hornos.

Tras el exterminio en la cámara de gas, los cadáveres eran "movidos sobre ruedas (trundled) mecánicamente hasta otra habitación donde dentistas quitaban los dientes de oro y los cirujanos hacían la disección de aquellos sospechosos de ocultar obietos de valor en sus cuerpos. Y pronto la cinta transportadora (assembly belt) avanzaba hacia el interior del crematorio" ("Daily Herald", 28-2-1961, pág. 4).

El acarreo de cadáveres de la cámara de gas "hasta el crematorio" se hacía por medio de "ascensores especiales" (special fifts) (I Cannot Forgive, pág. 18).

La comunicación entre la cámara de gas y la sala de hornos se hacía por medio de una "vía" (Gleispaar) por donde circulaban "vagonetas planas" (flachen Feldbahnwagen) con los cadáveres (Protocolo 1, págs. 11-12).

- Duración de la cremación de cadáveres.

20 minutos (I Cannot Forgive, pág. 16).

Una hora y media (Protocolo 1, pág. 11).

- Tatuaje de los judíos deportados de Theresienstadt.

Eran tatuados con un número especial que no guardaba relación con Auschwitz" (I Cannot Forgive, pág. 180).

Eran registrados al llegar a Auschvátz con el número correspondiente al orden general secuencial del campo (Protocolo 1, págs. 14 y 16).

- La "chaqueta holandesa".

En el Protocolo 1 se hace referencia a una prenda de vestir que supuestamente llevaba uno de los evadidos en el momento de redactar el testimonio: "La chaqueta, que todavía hoy llevo puesta, pertenecía a un judío holandés (en su interior se encuentra efectivamente la etiqueta de un sastre de Amsterdam)" (Der Rock, den ich noch heute anhabe, gehörte einem holländischen Juden - im inneren desselben ist tatsälich das Finnenzeichen eines [103] Amsterdamer Schneiders angebracht) (Protocolo 1, pág. 10).

Este pasaje se contradice con la versión de Rudolf Vrba. Según éste, la fuga desde Auschwitz hasta la frontera eslovaca fue muy accidentada. Al llegar a la frontera Vrba y Wetzler parecían "dos hombres de negocio holandeses que hubieran sido hechos rodar por el fango y arrastrados a través de un gigantesco zarzal" (I Cannot Forgive, pág. 246). Su estado era tal que un campesino eslovaco que encontraron en la frontera les advirtió que con esas ropas no irían muy lejos, por lo que les llevó a su casa, "buscó en su escaso guardarropa y volvió con algunas prendas de campesino (peasants clothes)" que Vrba y Wetzler se pusieron (I Cannot Forgive, pág. 246). Esta versión fue confirmada más tarde por Rudolf Vrba, que manifestó que él y su compañero de fuga iban"vestidos como campesinos" (dressed as peasants), y"con camisas campesinas" (in peasant shins) desde el encuentro con el campesino eslovaco (37). Por tanto, según el testimonio de Rudolf Vrba, ni él ni Wetzler llevaban puesta una "chaqueta holandesa" cuando presentaron su testimonio ante los líderes judíos eslovacos.

FALSEDADES

- Himmler, acompañado de Adolf Eichmann, visitó Auschwitz en agosto de 1942 ("Daily Herald", 28-2-1961, pág. 4).

Falso. Himmler no visitó Auschwitz en agosto de 1942 (38).

- Himmler, acompañado de Adolf Eichmann, volvió a Auschwitz en enero de 1943 para inaugurar un gran crematorio ("Daily Herald", 28-2-1961, pág. 4). Himmler, esta vez sin Eichmann, visitó el campo de Auschwitz en enero de 1943 (I Cannot Forgive, pág. 15).

Falso. Heinrich.Himmler no visitó Auschwitz en enero de 1943. Además, en enero de1943 no se inauguró ningún crematorio en Auschwitz (39).

- Rudolf Vrba dice que en enero de 1943 vio al doctor Mengele, médico SS, presenciando la descarga de un convoy de enfermos mentales procedentes de Holanda (I Cannot Forgive, págs. 151- 152).

Falso. El doctor Josef Mengele llegó a Auschwitz el 30 de mayo de 1943 (40).

- Rudolf Vrba manifestó que había trabajado como secretario en el campo de cuarentena de Birkenau ya desde enero de 1943, ya desde junio de 1943; en otra ocasión señaló que este campo fue abierto en julio de 1943 (vid. pág. 101).

Estas declaraciones son falsas además de contradictorias. El campo de cuarentena de Birkenau (Quarantänelager BIIa) fue creado en agosto de 1943 (41).

- El primer crematorio fue inaugurado en Birkenau. en enero de 1943 (I Cannot Forgive, págs. 15-19).

Falso. En Birkenau no se inauguró ningún crematorio antes del 22 de [104] marzo de 1943 (42).

- Rudolf Vrba manifestó en 1985 que podía ver "perfectamente bien" lo que ocurría en los crematorios II y III de Birkenau, ya que se encontraba a una distancia de ellos no mayor de 50 ó 60 yardas (45 ó 55 metros) (Proceso Zündel, pág. 1322).

Falso. En ese caso Rudolf Vrba nunca habría dibujado un croquis de dichos crematorios como el del Protocolo 1, que en nada se asemejaba a la realidad (vid. págs. 82-83).

- También en 1985 Rudolf Vrba declaró que la cámara de gas del crematorio II de Birkenau ten "aproximadamente la altura de un hombre adulto" (approximately the height of a grown-up man) (Proceso Zündel, pág. 1444).

Falso. Como puede apreciarse en el gráfico de la página 108, la supuesta cámara de gas del crematorio II -en el plano figura como un depósito de cadáveres- estaba semienterrada y apenas sobresalía del suelo unos 20 6 30 centímetros. Es evidente que Rudolf Vrba no vio nunca el crematorio II de Birkenau.

- Rudolf Vrba siempre manifestó que el principal motivo de su fuga había sido informar a los judíos húngaros sobre la suerte que les esperaba en Auschwitz tras la deportación: "El 7 de, abril de 1944 huí de Auschwitz con mi amigo Wetzler. Nos habíamos propuesto advertir al mundo de lo que acontecía en Auschwítz e impedir ante todo que se permitiera transportar sin resistencia a losjudíos húngaros a Auschwitz. Ya que para esta época sabíamos en Auschwitz que eran preparados grandes transportes de Hungría" (43).

Falso. Aunque los alemanes entraron en Hungría el 19 de marzo de 1944, Rudolf Vrba no podía saber el 7 de abril de 1944 que se estaba preparando en Auschwitz el exterminio de los judíos húngaros. Fue con posterioridad cuando se dio aviso a Auschwitz; de la llegada de éstos. En efecto, Dieter Wisliceny (44) declaró después de la guerra que el 20 de abril de 1944 el gobierno húngaro solicitó al alemán que se hiciera cargo de los judíos reunidos en campos de concentración en el interior de Hungría. Entonces Eichmann envió un telegrama a su subordinado Rolf Günther "requiriéndole para que informara inmediatamente al Inspector de los campos de concentración, Brigadeführer Glicks de la llegada de los judíos húngaros a Auschwitz y le pidiera que hiciera todos los preparativos necesarios para su recepción" (45).

Además, en el Protocolo 1 no hay ninguna alusión alas amenaza que pesaban sobre los judíos húngaros. Unicamente hay una referencia a Hungría, pero con un sentido diametralmente distinto, dando a entender que se trataba de un lugar de refugio para los judíos de Polonia: "De uno de ellos [105] [un judío polaco] supimos que muchos judíos polacos se refugiaban en Eslovaquia y de allí en Hungría" (Protocolo 1, pág. 17). Del contexto se deduce que esta conversación tuvo lugar apenas tres semanas antes de la fuga.

- Vrba ha referido que el 15 de enero de 1944 se inició la construcción de una rampa o apartadero de ferrocarril dentro de Birkenau. "El propósito de esta rampa no era secreto en Birkenau, los SS hablaban del 'salami húngaro' y de 'un millón de unidades' (46). Vrba sugiere así que los alemanes habían iniciado los preparativos en Birkenau para el aniquilamiento de la comunidad judía húngara.

Falso. Ya se ha visto en el punto anterior que las autoridades de Auschwitz tuvieron conocimiento de la llegada de los judíos húngaros después del 20 de abril de 1944. Por otra parte, Hitler decidió la invasión de Hungría el 8 de marzo de 1944 fundándose- en unos informes secretos que había re- cibido Ribbentrop en febrero del mismo año. En estos informes se revelaba que Hungría estaba en tratos secretos con el enemigo (47). Es por tanto absurdo mantener que los guardianes de Auschwitz estuviesen haciendo preparativos para la recepción de los judíos húngaros dos meses antes de que Hitler tomara la decisión de hacer entrar sus tropas en Hungría. Por último, el apartadero de ferrocarril situado en el interior de Birkenau habia sido previsto desde el 14 de octubre de 1941, cuando se trazó el "plano de localización" del campo (48).

"Por los periódicos alemanes, que estaban prohibidos a los prisioneros, por supuesto, pero que nosotros, perros viejos, 'organizábamos' regularmente, supimos de los disturbios en Hungria. Después llegaron noticias de que las tropas alemanas entraron para "restaurar el orden"; y después un suceso que parecía fantástico y ridículo a la vez, Szalasi había sido declarado primer ministro. Szalasi, el pequeño juguete nazi que era el hazmrreír de su país desde el principio al fin de su patética vida!" (I Cannot Forgive, pág. 198).

Falso. Rudolf Vrba no pudo leer nada parecido durante su estancia en Auschwitz. Ferenc Szálasi (49) no se hizo cargo del gobierno húngaro hasta el 15 de octubre de 1944. Por otra parte, los alemanes no entraron en Hungría para "restaurar el orden", que nadie había alterado, sino para evitar el cambio de bando de su aliado húngaro y hacer frente al peligro de la proximidad de las tropas soviéticas.

Rudolf Vrba ha mencionado que para conseguir fugarse de Auschwitz se introdujo en un escondite próximo al campo. En este escondite esperó tres días junto a su compañero de fuga hasta que los SS renunciaron a la búsqueda. En uno de estos tres días se produjo un ataque aéreo: "En la noche del 9 de abril tuvimos un susto de diferente naturaleza. Alrededor de las ocho oímos repentinamente el distante rumor sordo de aviones pesados, [106] algo que nunca habíamos conocido en todo el tiempo que habíamos estado en Auschwitz. Vinieron cada vez más cerca; las bombas comenzaron a estallar no lejo? (I Cannot Forgive, pág. 233).

Falso. El primer bombardeo aéreo sobre la zona de Auschwitz se produjo el 20 de agosto de 1944. El bombardeo tenía como objetivo la fábrica de gasolina y caucho sintéticos de la L G. Farben, situada en las proximidades del campo (50).

En el proceso de Ernst Zündel, el abogado de la defensa, Douglas Christie, señaló a Rudolf Vrba esta imposibilidad. Vrba contestó entonces que junto a su escondite se encontraba una batería de artillería antiaérea y que no pudo distinguir si el origen de las explosiones "era un bombardeo o si la artillería había sido activada". Por lo tanto, sigue Vrba, "es muy probable que el fuego de artillería que se abrió el 9 [de abril] contra el avión lo consideré un bombardeo, dada la situación en que estaba" (Proceso Zündel, pág. 1459). En definitiva, Vrba dice que confundió el fuego antiaéreo con la explosión de las bombas del avión.

Sin embargo, esta deposición de Vrba se contradice con lo manifestado en su libro, donde distingue claramente entre el estallido de las bombas del avión y la entrada en acción de la batería antiaérea: "Las explosiones [de las bombas del avión] eran ahora más cercanas, más fuertes. Repentinamente, casi al lado nuestro, al parecer, se produjo un nuevo sonido, el áspero y urgente estallido de fuego antiaéreo de cañones en el campo mismo" (The explosions were nearer now, heavier. Then suddenly, almost beside us, it seemed there was a new sound the harsh, urgent crash of anti-aircraft fire front guns on the camp itself) (I Cannot Forgive, pág. 233. El énfasis es mío).

7.2 LAS DECLARACIONES DE ALFRED WETZLER

Seguidamente se ponen de manifiesto las contradicciones y falsedades halladas en las escasas declaraciones a que he tenido acceso de Alfred Wetzler, el otro supuesto coautor del Protocolo 1, sobre su estancia en Auschwitz.

CONTRADICCIONES

- Llegada a la estación de Auschwitz.

Wetzler y sus compañeros tuvieron que caminar hasta el campo de concentración cargados con "equipaje pesado" (mit unserem Schweren Gepäck) (Protocolo 1, pág. l).

Wetzler y sus compañeros tuvieron que "dejar todos los paquetes en el vagón" (51).

Tatuaje.

[107]

El número de registro les fue tatuado a Wetzler y sus compañeros de viaje "en el pecho izquierdo" (an die linke Brust) (Protocolo, 1, pág. l).

Los números de registro fueron tatuados a Wetzler y sus compañeros en los brazos (52).

FALSEDADES

"Testifico que hasta octubre de 1942 llegaron al campo 64.000 judíos de Eslovaquia" (53).

Falso. Los judíos eslovacos deportados a Auschwitz durante toda la guerra fueron 20.000 (54).

En su deposición ante el tribunal de Frankfurt que juzgaba a algunos ex guardianes de Auschwitz, Alfred Wetzler mencionó que al llegar él y su compañero a Presburgo (Bratislava) tras su fuga, los dirigentes judíos eslovacos oyeron con escepticismo el relato de ambos sobre las atrocidades de Auschwitz. Pero muy oportunamente Wetzler "había traído consigo una de las llamadas cartas de Waldsee (er habe damals eine der sogenannten Waldseekarten mitgebracht) y con ello podía probar cómo los SS enmascaraban en Hungría la iniciada matanza en masa de los judíos húngaros. Los primeros judíos llegados a Auschwitz debían indicar a sus familiares dejados en Hungría, por medio de cartas portadoras de sellos de Waldsee y antedatadas (vordatierten) su llegada a este supuesto lugar situado en Turingia. Llevaban ya mucho tiempo muertos cuando con posterioridad fueron enviadas las cartas antedatadas a su país" (55).

Falso. Alfred Wetzler ya no estaba en Auschwitz cuando llegaron los judíos deportados de Hungría. El primer convoy con judíos húngaros llegó a Auschwitz el 2 de mayo de 1944 (56), 26 días después de que Wetzler y su companero se fugaran.

 

 

[111]

8 VERIFICACION DE LOS TESTIMONIOS

Con esta operación pretendo confrontar los Protocolos con otros documentos independientes de la misma época. Quiero comprobar de este modo si los sucesos narrados en los Protocolos habían sido recogidos también, total o parcialmente, en otros informes y testimonios coetáneos sobre el campo de Auschwitz. En definitiva, quiero saber si estos documentos confirman o desmienten el contenido de los Protocolos.

Con este fin he tenido acceso a los siguientes documentos:

Documento OSS 66059, Record Group 226, National Archives, Washington: "Descripción del campo de concentración de Oswiecim" (Description of the Concentration Camp at Oswiecim). Se trata de un documento de fuente polaca y de fecha 10 y 12 de agosto de 1943. En adelante me referiré a este documento con las siglas NA 1. Se reproduce en el Apéndice VIII.

Documento OSS 61701, Record Group 226, National Archives, Washington. Información procedente de un "belga dignó de crédito" (Reliable Belgian) sobre los campos de concentración alemanes en territorio polaco. Lleva fecha de 27 de septiembre de 1943. En adelante me referiré a este documento con las siglas NA 2. Se reproduce en el Apéndice IX.

Documento OSS 81854, Record Group 226, National Archives, Washington. Información procedente de un periódico clandestino polaco relativa al traslado a Oswiecim de instalaciones de la Krupp. Contiene información hasta el 12 de abril de 1944. En adelante me referiré a este documento con las siglas NA 3. Se reproduce en el Apéndice X.

Documento NA 1

El texto menciona que entre septiembre de 1942 y principios de junio de 1943 llegaron a Auschwitz "alrededor de 50.000 judíos de Eslovaquia y el Protectorado" (pág. l). Sin embargo, el Protocolo 1, y entre las mismas fechas, sólo registra la llegada de un convoy de Eslovaquia y de 6.000 judíos del protectorado de Bohemia-Moravia (judíos de Theresienstadt) (YVA, págs. 9-13). También indica este documento que en agosto de 1943 funcionaban tres grandes crematorios en Brzezinka (Birkenau), que podían consumir 10.000 personas diariamente (pág. l). Sin embargo, en los Protocolos eran cuatro los crematorios que operaban entonces en Birkenau, con una capacidad máxima total de 6.000 personas por día (YVA, pág. 12).

[112]

Contrariamente a lo señalado en los Protocolos de que a los polacos se les aplicaba la muerte por medio de gases tóxicos "sólo en casos excepcionales" (YVA, pág. 12), el documento NA 1 señala que la "intoxicación por gas (gassing) de los polacos en el campo ha llegado a ser muy popular" (pág. 2).

El documento NA 1 indica también que los judíos deportados de Sosnowiec y Bedzin eran aniquilados en Auschwitz de la siguiente manera: "En un campo abierto eran arrojados de los camiones, los niños eran pisoteados hasta la muerte (children were trodden to death), las mujeres golpeadas hasta quedar inconscientes; y todos eran dejados medio desnudos, durante todo un día bajo el sol abrasador, en la ola de calor (in the heat wave) sin una gota de agua, sin ayuda.

Es imposible describir los sufrimientos de esta gente hasta que la muerte llegaba a liberarles. Pero este es el procedimiento habitual: niños, mujeres, enfermos incapaces de andar son descargados en cualquier parte, pateados y golpeado? (pág. 4).

En cambio, según los Protocolos, los judíos de Sosnowiec (Sosnowitz) y Bedzin (Benzburg) fueron intoxicados con gas (YVA, págs. 13-14).

Documento NA 2

Este documento contiene una relación de campos de concentración alemanes situados en territorio polaco. La información procede del "movinúento clandestino polaco". El documento indica que los "tres 'campos de la muerte' (death camps) más conocidos son Betzec, Sobibor y Tremblinka III cerca de Malkinia", precisando que son "para ejecuciones inmediatas" (pág. 2). Son mencionados también otros campos, como Starogad II, Potulice III, Trawniki y Pomiechwek II, donde los alemanes dejaban morir a los prisioneros "a consecuencia de los malos tratos o trabajos forzados más allá de la resistencia humana" (pág. 2). El campo de "Oswiecim" (Auschwitz) aparece clasificado, junto con otros 23, en la categoría de campos "donde las condiciones son particularmente severas" (pág. l). Oswiecim es caracterizado como el "campo más grande y más antiguo" (The largest and oldest camp) (pág. l). Por tanto este documento, que lleva fecha de 27 de septiembre de 1943, cuando Auschwitz llevaba funcionando tres años y medio, ignora por completo la gigantesca matanza que allí se habría producido según los testimonios contenidos en los Protocolos.

Documento NA 3

Este documento recoge información procedente de un "boletín clandestino polaco" que contenía datos sobre Polonia hasta el 12 de abril de 1944. En el párrafo segundo, el documento menciona lo siguiente: "Conforme a informadores de la zona de OSWIECIM [Auschwitz], el emplazamiento del famoso campo de concentración polaco se está convirtiendo en el centro de [113] muchas fábricas. Los 'campos de la muerte' se fueron convirtiendo en 'campos de trabajo forzado' durante la primavera de 1944" (The 'camps of death' were being converted to 'forced labor camps' during Spring 1944).

Esta revelación está en contradicción frontal con el testimonio del Protocolo 2, que revela que fue precisamente a partir de la primavera de 1944 cuando se llevaron a cabo preparativos para aniquilar a todavía un mayor número de personas. Estos preparativos consistían en la construcción de una vía que llegaba hasta los crematorios de Birkenau y la excavación de cuatro fosas en el "bosque de abedules" para incinerar cadáveres (DMW, págs. 2-3).

Conclusión: sólo uno de los tres documentos examinados contiene datos que corroboran la tesis sostenida por los Protocolos de que en Auschwitz se estaba perpetrando una gigantesca matanza. Sin embargo, muchos detalles reflejados en este documento (NA 1) no son conciliables con las informaciones contenidas en los Protocolos.

El segundo documento (NA 2) desconoce que en Auschwitz se hubiese producido algo extraordinario, y el tercero (NA 3) recoge un dato que se opone rotundamente a la información contenida en el Protocolo 2.

Por tanto, puede afirmarse que los sucesos narrados en los Protocolos no sólo no encuentran confirmación en los documentos coetáneos, sino que en gran parte son desmentidos por éstos.

 

 

[115]

9 CONCLUSIONES

A fin de determinar si los Protocolos de Auschwitz superan la crítica y pueden considerarse un testimonio histórico fidedigno, van a exponerse a continuación las conclusiones a las que he llegado tras el presente estudio.

En primer lugar hay que concluir que los Protocolos no superan la crítica de procedencia. El anonimato es absurdo. No tiene sentido decir que se omiten los nombres de los autores por razones de seguridad cuando los mismos Protocolos contienen numerosos datos que habrían permitido a los alemanes la identificación de los evadidos con toda facilidad. Tampoco tiene sentido omitir la identidad.de los autores por motivos de seguridad y al mismo tiempo revelar los nombres de los cabecillas de una futura sublevación en Birkenau (vid. 3.1.1).

Otro aspecto irregular es el de la tardía aparición de los supuestos autores. Si bien en el texto de los Protocolos se dice que la identidad de los autores se omitía "por ahora" lo cierto es que el último de ellos no se dio a conocer hasta 1985,41 años después de la redacción de los textos. Un detalle muy significativo es que Oskar Neumann, personaje que conoció de cerca detalles sobre la gestación y difusión de los Protocolos, no facilitó los nombres de los evadidos de Auschwitz en su libro de memorias escrito inmediatamente después de la guerra (vid. 3.1.2).

Puede alegarse que los telegramas dirigidos a la Gestapo por las autoridades de Auschwitz (Apéndice IV) confirman la autenticidad de los Protocolos. Sin embargo, lo único que realmente confirman estos documentos es que Alfred Wetzler y Walter Rosenberg se evadieron de Auschwitz el 7 de abril de 1944 y que Arnost Rosin y Czeslaw Mordowicz lo hicieron el 27 de mayo del mismo año. Nada más.

No existe unanimidad en cuanto a la fecha de redacción del Protocolo 1. Los distintos testimonios establecen un periodo de tiempo que oscila entre el 20 de abril y principios de julio de 1944 (vid. 3.2.1). Es sorprendente encontrar fechas tan dispares en las manifestaciones de personajes que dijeron tener participación directa en la gestación de los Protocolos.

Las declaraciones respecto al lugar de redacción del Protocolo 1 tampoco son conciliables. Vrba y Wetzler, los supuestos autores del testimonio, declararon haberio escrito en tres ciudades diferentes (vid. 3.3.1).

[116]

También existen discrepancias en las siguientes cuestiones: quién redactó materialmente el texto (vid. 3.4.1.1), quiénes eran los dirigentes judíos eslovacos que entraron en contacto con Vrba y Wetzler tras la fuga (vid. 3.4.1.2), en qué lengua se redactó el texto (vid. 3.4.1.3), qué extensión tenía (vid. 3.4.1.4) y quién fue el autor de los gráficos (vid. 3.4.1.5).

Asimismo, en lo tocante a la difusión de los Protocolos de Auschwitz han quedado patentes varias anomalías. Por ejemplo, el Protocolo 1 estuvo en Ginebra casi un mes en poder de una organización sionista sin que fuera dado a conocer ni siquiera al resto de dirigentes judíos residentes en la misma ciudad (vid. 3.5.2). En general los Protocolos sufrieron una tardanza inexplicable en ser difundidos. El caso más llamativo es el de Hungría, donde fueron dados a conocer dos meses después de que un líder judío húngaro los hubiese recibido. Teniendo en cuenta que se ha dicho que los Protocolos tenían por objeto alertar precisamente a la comunidad judía húngara, esa tardanza resulta incomprensible. (vid. 3.5.4).

Todos estos enigmas no han recibido, 45 años después de los hechos, una solución convincente.

Como ha escrito el historiador belga Pierre Salmon, cuando "un documento ha resistido victoriosamente el fuego de la crítica de procedencia, podemos admitir su autenticidad: nos hallamos ante un documento original."

En cambio, si el documento no resiste, sea a todas, sea a algunas de las cuestiones críticas que acabamos de enumerar [¿Quién lo ha redactado? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué caminos ha llegado hasta nosotros?], nos hallamos ante una falsificación o ante una copia" (57). Son tantas las anomalías, contradicciones y lagunas inexplicábles puestas de manifiesto al estudiar la procedencia de los Protocolos que puede afirmarse que éstos no superan ni una sóla de las "cuestiones críticas" señaladas por Salmon.

En segundo lugar, el cotejo de los Protocolos 1 y 2 pone de manifiesto que ambos textos fueron escritos por la misma persona (vid. capítulo 4). Con ello se desmonta la superchería de un nuevo Protocolo redactado por otros dos evadidos. Es inverosímil que dos nuevos fugitivos de Auschwítz huyeran precisamente hacia el mismo lugar y entraran en contacto con las mismas personas que acogieron a los dos primeros evadidos, que narraran sus experiencias a partir de donde las dejaron éstos y, sobre todo, que en su relato siguieran exactamente las mismas pautas, con el empleo incluso de las mismas palabras.

Es, aún más inverosímil el caso del testimonio del " comandante polaco". Se pretende que este nuevo testigo ocular de los horrores de Auschwitz, evadido en noviembre de 1943, estuvo vagando cinco meses antes de relatar su testimonio, lo que hizo precisamente en un país extranjero y en la misma época, en el mismo sitio y ante las mismas personas que los dos jóvenes ju[117]díos eslovacos evadidos el 7 de abril de 1944 (vid. 3.2.3).

En tercer lugar, los Protocolos contienen una enorme cantidad de información que ha resultado ser falsa. Un ejemplo patente es el de la relación de judíos exterminados por medio de gases tóxicos en Birkenau, que recoge una cifra de víctimas muy superior a la de judíos deportados a Auschwitz a lo largo de toda la guerra (vid. págs. 88-90). Es obvio que esta cifra no se basa en una "cuidadosa estimación" de un observador situado en el interior del campo. Esta cifra de víctimas ha sido lisa y llanamente inventada.

Sin embargo, son los croquis los que mejor prueban que los Protocolos de Auschwitz son. apócrifos. El croquis de la torre de guardia de Auschwitz no se ha inspirado en la visión de las torres reales (vid. págs. 80-81). Es evidente que la persona que dibujó este croquis no pasó ni un sólo día en Auschwitz. El plano de los crematorios 1 y 2 de Birkenau (vid. págs. 82-83) ha sido inventado por entero. Es impensable que este croquis pueda haber sido dibujado por dos auténticos ex prisioneros de Auschwitz que hubiesen pasado dos años en el campo. Por último, el plano del campo de Birkenau muestra la situación de una instalación de baños (sin ningún parecido con la real, por otra parte) y omite el contiguo y enorme "campo de depósito de objetos" (Effektenlager) (vid. págs. 84-85). Es inverosímil que dos antiguos prisioneros de Birkenau. hubiesen dejado de registrar este detalle.

En cuarto lugar, el principal alegato presentado en defensa de la autenticidad de los Protocolos, el encuentro de los fugitivos de Auschwitz con un representante de la Santa Sede en el monasterio de Svaty Jur, carece de base documental. No hay constancia en lós archivos del Vaticano de que efectivamente se produjera. Por otra parte, las versiones que dan los supuestos participantes en el encuentro son inconciliables (vid. capítulo 6).

En quinto lugar, el análisis de las manifestaciones de Rudolf Vrba y Alfred Wetzler demuestra que ninguno de ellos merece credibilidad (vid. capítulo 7). El mero hecho de considerar a un personaje como Rudolf Vrba coautor del Protocolo 1 basta para no conceder a este documento el menor crédito.

Por último, las informaciones contenidas en los Protocolos no encuentran confirmación en los documentos de la misma época. La confrontación entre estos textos revela contradicciones insuperables (vid. capítulo 8).

Con lo dicho basta para determinar que los Protocolos de Auschwitz no merecen tomarse en consideración como fuente histórica.

No obstante, es evidente que los Protocolos contienen información procedente del interior de Auschwitz y Birkenau. Esta información no era difícil de obtener. La resistencia polaca estaba informada de lo que ocurría [118] en Auschwitz por medio de los detenidos que realizaban trabajos en el exterior y de los civiles polacos empleados en compañías alemanas encargadas de la ampliación del campo. También por medio de la correspondencia y de los paquetes se conseguía enviar clandestinamente mensajes y documentos (58). El movimiento de resistencia dentro del campo de Auschwitz era especialmente activo. Una de sus actividades principales era la "reunión de las pruebas relativas a los crímenes cometidos por los SS y su transmisión al exterior del campo" (59). Entre los documentos transmitidos se encontraban "las listas de números de los convoyes de detenidos, hombres y mujeres, llevados al campo. Las copias de las listas originales de convoyes fueron hechas por los detenidos que trabajaban en la oficina de acogida del Politische Abteilung.

Además de estos documentos, se enviaban igualmente informes bajo forma de mensajes secretos en los cuales se indicaba el número exacto de detenidos que permanecían en el campo, "el número de convoyes que llegaban y partían, los nombres de los detenidos fusilados, los nombres de los funcionarios SS que formaban parte del personal del campo, las condiciones de vida [...]" (60).

Estos datos eran publicados en la prensa clandestina polaca (61).

La información salida clandestinamente de Auschwitz no era la única existente. Por ejemplo, a principios de 1944 fueron liberadas del campo un considerable número de mujeres gracias a la intervención de un industrial alemán (62). Es de suponer que darían a conocer detalles sobre su vida en Auschwitz. En definitiva, debía de haber una considerable cantidad de información relativa a Auschwitz circulando por Polonia.

Por otra parte, la frontera entre Polonia y Eslovaquia no era hermética. Apenas estaba vigilada. Aprovechando esta circunstancia muchos cientos de judíos pasaron de Polonia a Eslovaquia (63). Además, las organizaciones judías eslovacas habían obtenido permiso de los alemanes para enviar paquetes con víveres y medicamentos a los judíos eslovacos deportados a Polonia. Los envíos se hacían bajo control de la Cruz Roja alemana y del "servicio de auxifio central judío en Polonia" (Zentralen jüdischen Hilfstellen in Polen), con el que los dirigentes judíos eslovacos podían mantener un contacto escrito directo (64). Sin duda este canal de comunicación legal podía también utilizarse para enviar información secreta.

Asimismo, los dirigentes judíos en Eslovaquia habían creado una red de comunicaciones clandestina con sus correligionarios deportados a Polonia: "Con la ayuda de judíos y no judíos que vivían en ciudades fronterizas como Presov, Kezmarok, Cedca y Stara-Lubovna, fueron enviados correos a los deportados con dinero, objetos de valor y alimentos. Las distancias no eran grandes. Auschwitz estaba solamente a unas cuarenta millas de la fron[119]tera eslovaca. Los controles fronterizos no eran muy rigurosos y a veces en unos pocos días llegaban mensajes de los deportados escritos de su propio puño y letra acusando recibo de la ayuda vital" (65). El trabajo clandestino de las organizaciones judías eslovacas era tan eficaz que incluso en una ocasión, en 1943, consiguieron pasar clandestinamente de Polonia a Eslovaquia a "grupos enteros de jóvenes y niños" (66).

En consecuencia, si, como se ha visto, Auschwitz no era un lugar hermético, ya que existían canales de información que enlazaban el campo con el exterior, y si las organizaciones judías eslovacas mantenían contactos con Polonia, legales o clandestinos, es más que probable que estas organizaciones recibieran información procedente del interior de Auschwitz, adonde también habían ido a parar miles de judíos deportados de Eslovaquia. Mi tesis sostiene precisamente que esta comunicación existió y que alguien perteneciente a una de estas organizaciones judías eslovacas "fabricó" los Protocolos de Auschwitz tomando como base informaciones fragmentarias recibidas del interior del campo.

En definitiva, los Protocolos de Auschwitz no resisten la crítica. Son apócrifos y contienen una gran cantidad de información falsa. Forzosamente ha de concluirse que su valor como fuente histórica es nulo.

 




NOTAS

1. La suma de estos detenidos da un total de 790. Hay una errata en Kalendarium. A cinco detenidos llegados el 17 de junio de 1942 se les asigna la numeración 39676-39690 (!).

2. Por lo que respecta a los judíos de Bélgica se ha tenido en cuenta a KLARSFELD, SERGE: Tableau des convois de déportation des juifs de Belgique vers Auschwitz, "Le Monde Juif" (Paris), No 83 (1976), págs. 108-109.

3. Por lo que respecta a los judíos de Bélgica se ha tenido en cuenta a KLARSFELD, SERGE: Tableau des convois de déportation des juifs de Belgique vers Auschwitz, loc. cit., págs. 108-109.

4. Por lo que respecta a los judíos de Bélgica se ha tenido en cuenta a KLARSFELD, SERGE: Tableau des convois de déportation des juifs de Belgique vers Auschwitz, loc. cit., págs. 108-109

5. En el Kalendarium hay lagunas entre los números 87492-87708, 89463-89592 y 90628.

6. PIPER, FRANCISZEK: Extermination, en "Auschwitz. Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986), pág. 122.

7. Ambos crematorios se numeraban indistintamente I y II o II y III. Véase PRESSAC, JEAN-CLAUDE: Les "Krematorien" IV et Vde Birkenau et leurs chambres à gaz. Construction et fonctionnement, "Le Monde Juif'(Paris), 107 (1982), pág. 97.

8. SEHN, JAN: Le camp de concentration d'Oswiecim-Brzezinka (Warszawa 1957), pág. 147

9. HOESS, RUDOLF: Yo, comandante de Auschwitz (Autobiografia), op. cit., pág. 200; PIPER, FRANCISZEK: Extermination loc. cit., pág. 125; SEHN, JAN: Le camp de concentration d'Oswiecim- Brzez¡nka, op. cit., pág. 151.

10. Ambos crematorios se numeraban indistin tamente III y IV o IV y V. Véase PRESSAC, JEAN-CLAUDE: Les "Krematorien"IV et Vde Birkenau et leurs chambres à gaz - Construction et fonctionnement, loc. cit., pág. 97.

11. PIPER, FRANCISZEK- Extermination, loc. cit., pág. 124; SEHN, JAN: Le camp de concentration d'Oswiecim-Brzezinka, op. cit., pág. 132; PRESSAC, JEAN- CLAUDE: Les Krematorien IV et V de Birkenau et leurs chambres à gaz. Construction et fonctionnement, loc. cit., págs. 93-131.

12. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschwitz - Précis d'Histoire, en "Auschwitz. Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986, pág. 30).

13. LANGBEIN, HERMANN: Hommes et femmes à Auschwitz, op. cit., págs. 147-148.

14. HOESS, RUDOLF. Yo, comandante de Auschwitz (Autobiografia), op. cit., pág. 59.

15. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschiwtz - Précis d'Histoire, loc. cit., pág. 39.

16. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschwitz - Précis d'Histoire, loc. cit., págs. 33-35 y 39.

17. CZECH, DANUTA: Les camps auxiliaires d'Auschwitz, en "Contribution à l'histoire du KL-Auschwitz" (Musée d'Etat á Oswiecim, Oswiecim s.d.), pág. 53.

18. HILBERG, RAUL: La destruction des juifs d'Europe, op. cit., pág. 1045.

19. REITLINGER, GERALD: The Final Solution, op. cit., pág. 119.

20. HOESS, RUDOLF: Yo, comandante de Auschwitz (Autobiografia), op. cit., pág. 200.

21. Véase un cuadro de grados de las SS y del ejército alemán en HILBERG, RAUL: La destruction des juifs d'Europe, op. cit., pág. 1.032.

22. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschwitz - Précis d'Histoire, loc. cit., págs. 39-40.

23. Le camp de concentration d'Auschwitz, loc. cit, pág. 10.

24. VRBA, RUDOLF; y BESTIC, ALAN: I Cannot Forgive, op. cit., pág. 256.

25. LANGBEIN, HERMANN: Der Auschwitz Prozess, op. cit., pág. 124.

26. Acta de la conversación entre Erich Kulka y Oskar Karmil (Krasniansky), Tel Aviv, 8-6-1964, loc. cit., págs. 9-10.

27. CONWAY, JOHN S.: Frühe Augenzeugenberichte aus Auschwitz, loc. cit., págs. 276-277.

28. Deposición de Alfred Wetzler ante un tribunal eslovaco en Bratislava, en ROTKIRCHEN, LIVIA: The Destruction of Slovak Jewry, op. cit., pág. 163.

29. KRAUS, OTA; y KULKA, ERICH: Noc a mlha, op. cit., pág. 383.

30. KULKA, ERICH: Escapes of Jewish Prisoners from Auschwitz- Birkenau and their Attempts to Stop the Mass Extermination, loc. cit., pág. 412.

31. GILBERT, MARTIN: Auschwitz and the Allies, op. cit., pág. 204.

32. Le Saint Siège et les victimes de la guerre (Janvier 1944 - Juillet 1945), op. cit., pág. 281, nota 1.

33. Carta al autor, 10-5-1989.

34. FDRL 2, segunda página de la carta de presentación.

35. Por sugerencia de un funcionario de la Franklín Delano Roosevelt Library de Nueva York he intentado ponerme en contacto con el señor Mc Clelland a través del Departamento de Estado estadounidense. Hasta el momento, mis gestiones no han dado resultado.

36. PIPER, FRANCISZEK: Extermination, loc. cit., pág. 122.

37. Carta de Rudolf Vrba a Martin Gilbert, en GILBERT, MARTIN: Auschwitz and the Allies, op. cit., pág. 203.

38. CZECH, DANUTA: Kalendarium der Ereignisse ..., No 3 (1960), págs. 76-86.

39. CZECH, DANUTA: Kalendarium der Ereignísse ..., No 4 (1961), loc. cit., págs. 64-71. Rudolf Vrba, en su testimonio en el proceso de Ernst Zündel y bajo presión del abogado de éste, se mostró vacilante respecto a esta supuesta visita do Himmler. En esta ocasión Vrba reconocía que la segunda visita de Himmler se produjo "en cierta época del año 43" y que no vio a Himmler "directamente", sino sólo a su séquito, por lo que podía ser el propio Himmler o "alguien diferente" (Proceso Zündel, págs. 1532- 1534).

40. ZOFKA, ZDENEK: Der KZ-Arzt Josef Mengele. Zur Typologie eines NS-Verbrechers, "Vierteljahrshefte für Zeitgeschichte" (München), 1986, pág. 255.

41. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschwitz - Précis d'Histoire, loc. cit., pág. 29.

42. PIPER, FRANCISZEK: Extermination, loc. cit., pág. 122.

43. Testimonio en el proceso de Frankfurt, en LANGBEIN, HERMANN Der Auschwitz Prozess, op. cit., pág. 122.

44. Subordinado de Adolf Eichmann. Era miembro del "Grupo especial de intervención" (Sondereinsatzkommando) encargado de dirigir la deportación de los judíos húngaros.

45. Nazi Conspiracy and Aggression (U.S. Government Printing Office, Washington 1946), vol. VIII, pág. 615.

46. Carta de Rudolf Vrba a Martin Gilbert, en GILBERT, MARTIN: Auschwitz and the Allies, op. cit., pág. 194.

47. IRVING, DAVID: La guerra de Hitler (Planeta, Barcelona 1988), pág. 491.

48. CZECH, DANUTA: Konzentrationslager Auschwitz - Précis d'Histoire, loc. cit., pág. 24.

49. Dirigente del movimiento antisemita y anticomunista húngaro "Cruces y Flecha".

50. HILBERG, RAUL: La destruction des juifs d'Europe, op. cit., pág. 975.

51. Deposición de Alfred Wetzler ante un tribunal eslovaco en Bratislava, 1946, en ROTKIRCHEN, LIVIA: The Destruction of Slovak Jewry, op. cit., pág. 159.

52. Ibidem.

53. Idem, op. cit., pág. 161.

54. REITUNGER, GERALD: The Final Solution, op. cit., pág. 500.

55. NAUMANN, BERND: Auschwitz, op. cit., pág. 193.

56. CZECH, DANUTA: Kalendarium der Ereignisse im Konzentrationslager Auschwitz-Birkenau, No 7, loc. cit., pág. 91.

57. SALMON, PIERRE: Historia y crìtica, op. cit., pág. 78.

58. JAROSZ, BARBARA: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, en "Auschwitz - Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986), pág. 145.

59. JAROSZ, BARBARA: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, en "Auschwitz - Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986), pág. 158.

60. JAROSZ, BARBARA: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, en "Auschwitz - Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986), pág. 159.

61. JAROSZ, BARBARA: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, en "Auschwitz - Camp hitlérien d'extermination" (Interpress, Varsovie 1986), pág. 164.

62. LAQUEUR, WALTER: The Terrible Secret. Suppression of the Truth about Hitler's Final Solution (Penguin, Harmondsworth, etc. (2)1982), pág. 169.

63. LAQUEUR, WALTER: The Terrible Secret, op. cit., pág. 143.

64. NEUMANN, JIRMEJAHU OSKAR: Im Schatten des Todes, op. cit., pág. 177.

65. LAQUEUR, WALTER: The Terrible Secret, op. cit., pág. 143.

66. LAQUEUR, WALTER: The Terrible Secret, op. cit., pág. 144.


LOS "PROTOCOLOS DE AUSCHWITZ". ¿UNA FUENTE HISTORICA?, por Enrique Aynat.

Composición y diseño de la cubierta: Jordi Bosch. García Hispán, Editor. Apartado de Correos 630. E-03080 Alicante (España), 1990. Imprime: Diorama. Castellón de Rugat, 3. 46025 Valencia. Dep. Legal: GR-826/90.






La Asociación de Antiguos Aficionados a los Relatos de Guerras y Holocaustos (AAARGH) ofrece este texto en Internet con fines meramente educativos, para alentar la investigación, sin intereses comerciales y en vistas a una utilización comedida. La dirección electrónica de la Secretaría es <[email protected]> . La dirección postal es : PO Box 81475, Chicago, IL 60681--0475, USA.


Ofrecer un texto en la pantalla del Web es lo mismo que poner un documento sobre los estantes de una biblioteca pública. Nos cuesta algún dinero y trabajo. Pensamos que es el lector voluntario el que saca provecho de esto, y suponemos que sea capaz de pensar por sí mismo. Un lector que va a buscar un documento en el Web siempre lo hace ateniéndose a las consecuencias por cuenta propia. En cuanto al autor de un determinado documento, no hay por qué suponer que comparte la responsabilidad de los demás textos que se puedan consultar en el mismo sitio. Por motivo de las leyes que instituyen una censura específica en ciertos países (Alemania, Francia, Israel, Suiza, Canadá, y otros más), no solicitamos el acuerdo de los autores residentes en dichos países, pues no están en libertad de condiciones para asentir.

Nos colocamos bajo la protección del artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula :<ARTICULO 19 <Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.> Declaracion universal de los derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París.

 


"Israel en tanto que estado judío constituye un peligro no sólo para sí mismo y sus habitantes sino para todos los judíos y para todos los demás pueblos y estados de Oriente Medio y de más allá de esta región."

- Prof. Israel Shahak, autor antisionista israelí.


Palestine banner
Viva Palestina!

Últimas incorporaciones


 Ahmed Rami de Radio Islam: "Yo quise matar a Hassan"
Corrupción y crímenes en la corte de Hassan, Marruecos

El Holocausto bajo la lupa - Testimonios oculares versus leyes de la naturaleza
Por Jürgen Graf

La Argentina en el espacio geopolítico del terrorismo judío
Por Norberto Ceresole

Fotos 

Supremacismo Judío - El Poder judío en la Sombra    
Por David Duke


Talmud unmasked
El Talmud: Manual operativo sionista


El lobby israeli y la politica exterior estadounitense
Por John J. Mearsheimer & Stephen M. Walt

El poder judío en Occidente y en Oriente - Por Norberto Ceresole

La capitulación no es una opción
Por Jan Myrdal. Interview por Al-Intiqad, jornada de Hezbollah

Mi Lucha - Mein Kampf
Por Adolf Hitler

"Si yo fuera un líder Árabe nunca haría la paz con Israel. Es natural: hemos ocupado su tierra."

- David Ben-Gurion, Primer Ministro de Israel


Como Fue Inventado El Pueblo Judío - Por Shlomo Sand


 Víctimas del Sionismo
 Los Revisionistas



Listado de Judíos famosos y influyentes en Latinoamérica y España
Argentina, Mexico, Peru, Chile, Uruguay, Colombia, España 

Las victorias del Revisionismo
Por Robert Faurisson

The Jewish hand behind Internet The Jews behind Google, Facebook, Wikipedia, Yahoo!, MySpace, eBay...

208 personalidades opinan sobre los judíos


Ahmed Rami entrevista al general Remer en ALSHAAB


El lobby pro-Israel y la política de Estados Unidos en Oriente Medio - Por James Petras

The Founding Myths of Modern Israel
Garaudy: "Los Mitos Fundacionales
del Estato de Israel"


La Logia B'Naï B'Rith

Reel Bad Arabs - Revealing the racist Jewish Hollywood propaganda

El Estado de Israel armó las dictaduras en América Latina

En las camaras de gas de Auschwitz - Por Fred Leuchter

The Founding Myths of Modern Israel
Shahak: "Historia judía"


Sionismo y Fascismo. El sionismo en la época de los dictadores - Por Lenni Brenner

Protocolos de Sion

Vídeos - Importante colección 

Citas de Judíos Sionistas notorios

La Mafia Judía en la Argentina
Por Fabián Spollansky

Caricaturas  

Activismo! - Únete a la lucha!


Down with Zio-Apartheid
 Stop Jewish Apartheid!