No hate. No violence
Races? Only one Human race
United We Stand, Divided We Fall
Radio Islam
Know Your enemy!
No time to waste. Act now!
Tomorrow it will be too late

English

French

Deutsch

Arabic

Swedish

Spanish

Portug.

Italian

Russ.

Bulg.

Croat.

Czech

Danish

Finn.

Hungar.

Nether.

Norw.

Polish

Rom.

Serb.

Slovak.

Indon.

Türk.

汉语

Los informes de la resistencia polaca

sobre las cámaras de gas de Auschwitz
(1941-1944)


Por Enrique Aynat

1 - 2 - 3



[117]

A continuación
1 se reproduce otro plano, esta vez del campo de Birkenau(3). No va fechado, pero por los datos que recoge puede datarse en la segunda mitad de 1944. Sin embargo, este plano, que contiene información bastante precisa --como la ubicación de los lavabos y de las cocinas en el campo de mujeres--, no recoge ninguna referencia relativa a las cámaras de gas.

[119]

NOTAS

1. Hoover Institution Archives, Poland, Ambasada (US), Box n. 29. Lleva la indicacion de "Strictly Confidential".
2. Procedente del gobierno polaco en el exilio. Lleva una nota de presentación de The Jewish Agency for Palestine fechada el 18 de agosto de 1944. Public Record Office, FO 371/42806.
3. "Plano de orientación del llamado Auschwitz 2 - Birkenau", Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust, no se ha facilitado signatura.

[121]


3 LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y LA VERSION ACTUAL DE LOS HECHOS

Es muy significativo que los detalles relativos a las cámaras de gas y al proceso de exterminio relatados en los informes de la resistencia no se ajusten a la versión que se ha divulgado después de la guerra. Y no es que se trate de diferencias superficiales o de matices, producto de inevitables errores de apreciación por parte de los testigos. No. La discordancia es radical y afecta a todos los aspectos esenciales del supuesto método de exterminio. En realidad, no hay ningún documento de la resistencia concerniente al proceso de aniquilamiento en masa que sea conciliable con la versión que ha sido difundida después de 1945.

A continuación se exponen, desglosadas en cuatro grupos, las discrepancias más significativas. Por comodidad denominaré de ahora en adelante tesis oficial a la versión divulgada después de la guerra.


3.1 DESCRIPCION DE LAS CAMARAS DE GAS

Fuente de la resistencia: las cámaras de gas estaban acondicionadas como baños con duchas, "de las que en lugar de agua sale gas (
z ktorych niestety zamiast wody wydobywa sie gaz)" (documento n. 7).

Tesis oficial: el gas mortal no emanaba de las duchas. El agente tóxico empleado era un insecticida, el Zyklon B, un producto que tenia como base tierra de diatomeas o pulpa de madera tratados

[122]

químicamente. Era por tanto un producto sólido. El
Zyklon B se diseminaba en el suelo y emanaba, a mayor o menor velocidad en función de la temperatura, ácido cianhídrico, un gas de gran toxicidad(1) .

Fuente de la resistencia: tras introducir el gas en la cámara, la "muerte tiene lugar por asfixia, ya que la sangre se desprende por la nariz y por la boca (
smierc nastepuje przez uduszenie, bo nosem i ustami wydobywa sie krew)" (documento n. 7).

Sin embargo, el Zyklon B no produce hemorragias. La muerte tiene lugar por un proceso interno que impide la aportación de oxígeno a las células (2).

Fuente de la resistencia: un documento fechado el 29 de agosto de 1942 indica que los cadáveres de los aniquilados con gas eran quemados al aire libre (documento n. 7).
Tesis oficial: la cremacion de cadáveres al aire libre no comenzó hasta finales de septiembre de 1942(3)3.

Fuente de la resistencia: "Se decidió construir 5 nuevas cámaras (5
nowych komor) en Brzezinka [Birkenau], a 7 kilómetros de distancia del campo. La construcción finalizó en abril de 1942". Más adelante se especifica que las nuevas cámaras de gas estaban en "cinco edificios (piçc budynkow)" (documento n. 8).

Tesis oficial: hasta abril de 1942 sólo había en Birkenau un edificio con cámara de gas. Se trataba de una casa campesina, adaptada para su nueva funcion, que recibía la denominación de Bunker n. 1, y que entró en funcionamiento el 20 de marzo de 19424. Posteriormente, el 30 de junio de 1942, entró en funcionamiento un segundo bunker(5).

[123]

Fuente de la resistencia: las cámaras de gas mencionadas anteriormente tenían "instalaciones de introducción de gas y de ventilacion (
instalacjami do doprowadzenia gazu y wentylacji)" (documento n. 8).

Tesis oficial: según las memorias de Rudolf Hoss, antiguo comandante de Auschwitz, en la única cámara de gas que había en Birkenau en aquellas fechas, no había instalaciones para introducir el gas y ventilar, sino simplemente "tragaluces especiales (besondere Luken)"(6).

Fuente de la resistencia: tras la ejecución en las cámaras de gas de Birkenau, los cadáveres eran arrojados "por una abertura (
przez otwor) y quemados en una hoguera (i pali na stosie)". Según el contexto, estas acciones se produjeron antes de septiembre de 1942 (documento n. 24).

Tesis oficial: no hay indicios de tal abertura. En las cámaras de gas existentes en Birkenau en esas fechas, los cadáveres eran sacados por la puerta y llevados a las fosas de cremación por medio de unas vagonetas que corrían sobre la vía de un ferrocarril de vía estrecha"1

Fuente de la resistencia: "antes de entrar en la cámara de gas se obliga a los condenados al baño" (documento n. 24).

Tesis oficial: no hay constancia. Es absurdo. Los condenados entraban en la cámara de gas creyendo que iban al baño.

Fuente de la resistencia: las víctimas entraban "en unas enormes salas (
do ogromnych hal), donde tenia lugar la "desinfeccion". "Habia siete de estas salas (Hal tych byIo siedem), cada una de ellas podía contener alrededor de 1.500 personas. Después de llenar las salas de gente, se vaciaba el aire

[124]

(
wypompowywano powietrze) y en seguida, a través de unas pequeñas ventanas, se lanzaba en medio del local de desinfección kreuzolit. Después de tres a cinco minutos las personas que se encontraban en el interior estaban muertas. En las cercanias (W poblizu) se encontraban siete hornos (siedem pieców) para quemar los cuerpos, cada horno tenía siete aberturas (siedem otworow) para introducir los cadáveres. El proceso de cremación duraba apenas algunos segundos (kilka sekund)" (documento n. 27).

Tesis oficial: el método empleado en los diferentes lugares de Auschwitz y Birkenau donde se practicaba el exterminio no tiene ningún parecido con el descrito en este documento. Ni había siete salas, ni se vaciaba el aire, ni se utilizaba "kreuzolit" (?), ni habia siete hornos, ni cada horno tenia siete aberturas, ni la cremación duraba algunos segundos(8).

Fuente de la resistencia: durante el período de aniquilamiento de los judíos deportados de Hungría, en la primavera de 1944, las "dos cámaras de gas (
obie komory gazowe)" trabajaban sin interrupcion (documento n. 30).

Tesis oficial: en este período funcionaban al menos ocho cámaras de gas, situadas en cuatro crematorios (9).

Fuente de la resistencia: "Entre la matanza de cada lote [en la cámara de gas] existe solamente una interrupcion, que es necesaria para la retirada de los cadáveres, arrojados a una cámara situada al lado
(na druga stronç komory), que los destinados a la muerte no ven" (documento n. 30).

Tesis oficial: no existía esta "cámara situada al lado", invisible para los destinados a la muerte, en las instalaciones homicidas de Birkenau. En los crematorios II y III, la única sala contigua

[125]

a la cámara de gas era una antecámara (Vorraum), que era lugar del paso obligado para las sucesivas remesas de víctimas(10). En los crematorios IV y V, los únicos locales adyacentes a las cámaras de gas eran un vestibulo, por donde también tenían que pasar necesariamente las víctimas destinadas a la muerte, y una pequeña carbonera(1l).

Fuente de la resistencia: la cremacion de los cadáveres de los judíos húngaros se producía, además de en cuatro crematorios y en hogueras al aire libre, en una "fábrica de ladrillos (
cegielnia)" (documento n. 30).

Tesis oficial: no hay constancia de la existencia de esta fábrica de ladrillos.


3.2 ACCIONES DE EXTERMINIO EN MASA POR MEDIO DE GAS RECOGIDAS EN LOS DOCUMENTOS Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDAS POR LA TESIS OFICIAL

Fuente de la resistencia: a comienzos de octubre de 1941 fueron conducidos a Auschwitz 850 prisioneros rusos para ser exterminados con gas (documento n. 1).

Tesis oficial: no hay referencias de este suceso ni tampoco de que llegaran prisioneros rusos en estas fechas(1).

Fuente de la resistencia: entre el 1 y el 15 de diciembre de 1941 fueron envenenados con gas 500 prisioneros soviéticos en un refugio de hormigó (documento n. 4).
Tesis oficial: tampoco hay constancia de

[126]

este suceso(13).

Fuente de la resistencia: la primera utilización de las cámaras de gas se produjo en junio de 1941, cuando se aniquiló a 1.700 enfermos incurables (documento n. 8).

Tesis oficial: la primera acción de exterminio por medio de gas en Auschwitz tuvo lugar, a título de ensayo, a finales de agosto de 1941. Las víctimas fueron prisioneros de guerra rusos .


3.3 EL AGENTE TOXICO

Segun las fuentes de la resistencia, se utilizaba ya "gas de guerra
(gazu bojowego) (documentos n. 1 y 4), ya "kreuzolit" (documento n. 27), ya acido prusico (kwas pruski) (documento n. 31). Según la tesis oficial, en cambio, el único agente tóxico empleado fue el Zyklon B. Es significativo que este producto no aparezca citado ni una sola vez entre los documentos estudiados.


3.4 OTROS METODOS DE EXTERMINIO DESCRITOS EN LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDOS POR LA TESIS OFICIAL

- El
Hammerluft o Lufthammer. Término formado por las palabras alemanas Hammer - martilloy Luft -aire-. Se trataba de un procedimiento

[127]

establecido para matar a los condenados a muerte enviados a Auschwitz por la Gestapo (documento n. 5).

En cuanto al modo de funcionamiento, existen dos versiones diferentes. Según una primera, se conduce a la víctima al lugar de ejecución, donde se le coloca por detrás "el cañón del fusil de aire (powietrznej strzelby)". A continuacion se dispara y el "martillo golpea en la base del cráneo y el aire comprimido destruye todo el cerebro (mIot uderza w podstawe czaszki, a sprezone powietrze miazdzy caly mózg)" (documento n. 12).

Segun una segunda versión, se trataba de un "martillo de aire (mpot powietrza)" que estaba instalado en "cámaras especiales donde el martillo caía del techo y por medio de una instalación especial las víctimas encontraban la muerte bajo la presión del aire" (documento n. 19).

- Las cámaras eléctricas y los baños eléctricos. Las cámaras eléctricas "tenían paredes de metal, las víctimas eran introducidas y entonces se activaba una corriente eléctrica de alta tensión (
mia]y metalowe sciany, wprowadzano do nich ofiary i puszczano prad o wysokim napieodu)" (documento n. 19). Otra fuente recoge que, ademas de en las cámaras eléctricas, se ejecutaba también "en baños eléctricos (w Zazni elektryeznej)" (documento n. 9).

(documento n.21).

- La decapitacion (
przez sciecie)

- Un documento recoge que los alemanes hacían pruebas de "intoxicación con gas al aire libre (
gazowaniem na wolnym powietrzu), en lugar de en una cámara, con fines militares" (documento n. 22). Y otro afirma que los barracones del campo donde se alojaban los polacos estaban minados: "Bajo el suelo se dice

[128]

que se encuentran dos gruesos tubos de metal, que corren paralelamente a lo largo del barracón y que estan conectados a conductos eléctricos que van al Politische Abteilung [Sección Política] en el blok número 11" (documento n. 29).


NOTAS

1. PIPER, F.:
Extermination, pags. 117 y siguientes. Aspectos relativos al Zyklon B pueden consultarse en el folleto Zyklon for Pest Control.
2.
Zyklon for Pest Control, pag. 6.
3. PIPER, F.:
Extermination, pags. 121-122.
4. CZECH, D.:
Kalendarium, 1989, pags. 186-187.
5. CZECH, DANUTA:
Kalendarium, 1989, pag. 239.
6. HOSS, R.:
Kommandant in Auschwitz, pag. 160.
7. PIPER, F.:
Extermination, pag. 120.
8. PIPER, F.:
Extermination, pags. 119-134.
9. FAURISSON, R.:
Mémoire en défense, pags. 153--156 (reproduccion de una carta del Director del Museo Estatal de Oswiecim, K. Smolen).
10. PRESSAC, J.-C.:
Technique and Operation of the Gas Chambers, pags. 284-285.
[129]
11. PRESSAC, J.-C.:
Technique and Operation of the Gas Chambers, pag. 399.
12. CZECH, D.:
Kalendarium, 1989, pags. 125-128. Las páginas citadas corresponden a los diez primeros días de octubre de 1941.
13. CZECH, D.:
Kalendarium, 1989, pags. 149-155.
14. CZECH, D.:
Kalendarium, 1989, pags. 115-116.

[131]


4 CONCLUSIONES

Dos conclusiones cabe extraer, a mi juicio, de las páginas anteriores.

La primera es que los documentos de la resistencia polaca relativos a las cámaras de gas de Auschwitz no superan la crítica. No superan la crítica externa, ya que la práctica totalidad de los autores de estos documentos no sólo eran desconocidos durante la ocupación alemana, lo que es lógico, sino que también guardaron el anonimato incluso muchos años después de la guerra, lo que es más difícil de explicar. Ha quedado además de manifiesto que un considerable número de documentos, o proceden de fuentes de segunda mano, o recogen habladurías y rumores, o han falseado la identidad de sus autores (como el caso del funcionario SS de la oficina del campo). Se ha constatado también, a través de la crítica de procedencia, que muchos documentos están emparentados y que su grado de parentesco va desde la reproducción prácticamente al pie de la letra, hasta la mención de alguna frase, un giro idiomático o un lugar común. Ha quedado asimismo patente que aquellos sucesos descritos en varios documentos (caso del aniquilamiento de prisioneros en el bunker y del exterminio de judíos húngaros) proceden de una única fuente. Visto todo lo cual, cabe concluir que la autenticidad de la mayor parte de estos documentos resulta sospechosa a la luz de una rigurosa crítica externa.

Lo mismo se puede decir respecto a la crítica interna. La sinceridad de los autores de los documentos no merece confianza, ya que por un lado se dan las condiciones para esperar de ellos afirmaciones mentirosas, y por otro abundan los artificios y figuras literarias típicos de aquellos casos en los

[132]

que se produce la alteración dramática de la realidad. Además, y a tenor de la vaguedad y contradicciones halladas en los documentos, cabe dudar honestamente de que hubiera testigos de visu de las cámaras de gas.

En definitiva, si el análisis crítico conduce a descomponer los documentos en afirmaciones, acompañadas de comentarios acerca de la identidad de sus autores y de la probabilidad de sinceridad de sus afirmaciones y de exactitud de sus descripciones, nos encontramos con que los documentos estudiados son probablemente apócrifos, probablemente mentirosos y probablemente inexactos. No sería, por tanto, procedente -en el marco de una metodología histórica rigurosa- fundamentar la existencia de cámaras de gas homicidas en Auschwitz sobre la base de estos documentos. Lo correcto sería, en cambio, desecharlas como ilusorias.

La segunda conclusion, y en mi opinión la más importante, deriva del hecho de que los relatos de los documentos de la resistencia no se ajustan a la versión de los hechos difundida después de 1945, a la que he denominado tesis oficial. Es legítimo suponer entonces que las descripciones de las cámaras de gas y del proceso de exterminio reflejadas en los documentos de la resistencia no se basan en observaciones reales, sino que han sido concebidas fuera, por quienes no conocían el emplazamiento y la disposición interior de los lugares donde después de la guerra se dijo que se produjo el exterminio. Es muy significativo en este sentido que dos aspectos centrales de la tesis oficial, el empleo de Zyklon B y la situación de las cámaras de gas en el interior de los edificios que albergaban los hornos crematorios (crematorios II, III, IV y V de Birkenau) no fueron nunca mencionados por los documentos de la resistencia. En buena 1ógica, y desde el punto de vista de la tesis oficial, la explicación más

[133]

convincente de esta discrepancia sería que los relatos de la resistencia polaca habrían sido inventados. Esta conclusión se confirma por el hecho de que las cámaras de gas aparecen en informes de la resistencia junto a métodos de exterminio que, segun la misma tesis oficial, no existieron nunca ("Hammerluft", "cámaras eléctricas", etc.).

Fijado este hecho, queda ahora encontrar una explicación. Quiero decir: por qué fueron incapaces las organizaciones de la resistencia de dar informes veraces y exactos sobre las cámaras de gas y se vieron en la necesidad de fantasear.

Cabría argüir, desde la óptica de la tesis oficial, que las acciones de exterminio en masa por medio de cámaras de gas se produjeron efectivamente, pero que sólo eran conocidas con detalle por un exiguo grupo de personas: los miembros del Sonderkommando, que trabajaban en los crematorios y estaban encargados de acarrear los cadaveres e incinerarlos. El Sonderkommando estaba aislado del resto de detenidos y sus componentes eran aniquilados y sustituidos periódicamente. De esta manera, segun esta interpretación, sólo se habrían filtrado vagos rumores de las ejecuciones masivas con gas, pero no el modus operandi, ni el emplazamiento exacto de las cámaras de gas, ni la disposicion de su interior, ni su número, ni el agente tóxico empleado. En definitiva, los miembros de la resistencia en el interior de Auschwitz habrían dado libre curso a su imaginación en torno a un hecho cierto. Finalmente, al liberarse el campo en 1945, las autoridades soviéticas y polacas habrían conseguido sacar a la luz todos los detalles gracias al estudio de los planos, la inspección de los lugares, las confesiones de los hombres SS capturados y los testimonios de los escasos miembros del Sonderkommando supervivientes.

Esta hipótesis es, a mi juicio,

[134]

insostenible. Es inconcebible que la resistencia polaca, que estaba infiltrada en los centros neurálgicos del campo y que contaba con numerosas vías de contacto con el exterior(1), desconociera todos los detalles de una matanza diaria de varios miles de personas que se estaba produciendo ante sus ojos. Por poner un solo ejemplo, aun suponiendo que el aislamiento del
Sonderkommando fuera tan hermético como se dice, cualquiera podria ver que en los recintos de los crematorios entraban por su propio pie miles de personas diariamente y no salía nadie. Las fotografías conservadas permiten comprobar que los cuatro crematorios de Birkenau eran perfectamente visibles desde el resto del campo, del que estaban separados por apenas una línea de alambradas. Sin embargo, como ya se ha indicado, ningún documento menciona que las cámaras de gas estuviesen emplazadas en los crematorios.

Segun una segunda hipótesis, las cámaras de gas homicidas de Auschwitz serían un bulo propagandístico creado en 1941 por la resistencia polaca. En páginas anteriores se informó de que la mayoría de los documentos estudiados fueron difundidos -- y posiblemente también creados -- por organizaciones de informacion y propaganda de la resistencia. También se expuso cómo la resistencia difundía informes falaces sobre las actividades e intenciones de los alemanes en Polonia, como por ejemplo el plan de exterminio físico del pueblo polaco. Por último, también hemos visto cómo se ponían en circulación informaciones acerca de métodos de exterminio en Auschwitz que hoy sabemos que nunca existieron. En consecuencia, resulta perfectamente lógico suponer que las cámaras de gas fueron una invención más de las agencias de información y propaganda de la resistencia destinada a desacreditar al ocupante alemán.

Esta sería, en mi opinión, la explicación

[135]

más razonable de acuerdo con una metodología histórica rigurosa.

Cabe, por último, aventurar una hipótesis acerca del origen del mito de las cámaras de gas de Auschwitz. Se trataría así de responder a la pregunta de por qué escogió la propaganda polaca el gas como método de ejecución en las pretendidas matanzas de Auschwitz.

Probablemente la causa fuese el recelo que existía al comienzo de la Segunda Guerra Mundial sobre el posible empleo masivo de gases tóxicos por los beligerantes, tanto en el frente como contra poblaciones civiles. Esta posibilidad estaba presente en la mente de muchos en aquella época. El temor procedía sin duda del recuerdo de la utilización de gases durante la Primera Guerra Mundial, en la que provocaron efectos devastadores. Esta situación de ansiedad podría haberse reproducido en junio de 1941, cuando estalló la contienda germano-soviética.

Hay indicios en los documentos polacos de aquella época que avalan esa hipótesis. En un folleto dedicado a Auschwitz y publicado en Londres se describe la retirada de cad á veres tras una ejecución por medio de gas. El suceso le recordaba una escena de la Primera Guerra Mundial a uno de los portadores de cadáveres: "Uno de los sepultureros, que llevaba un cadáver en su brazo para arrojarlo en la carreta, contempla el rostro gris verdoso (the greenish-grey face) durante un momento. Hace años vio rostros similares: una trinchera desierta con cad á veres de soldados. La misma fantasmal palidez (ghostly pallor). Es el descoloramiento del gas venenoso"(3). Además, y significativamente, la primera referencia de la utilización de gas con fines homicidas se produjo en octubre de 1941, cuatro meses después del inicio de la guerra germano-soviética. En esa ocasión habrían sido aniquilados 850 prisioneros de guerra rusos y el

[136]

agente tóxico sería un "nuevo tipo de gas de guerra" (documento n. 1).
Posteriormente, la resistencia polaca habría mantenido el gas como método de aniquilamiento, aunque extendería su ámbito de aplicación a todas las categorías de detenidos, y en especial a los judíos deportados.

Finalmente, tras la liberación del campo en 1945, las autoridades soviéticas y polacas, decididas a seguir adelante con el bulo, sustituyeron el inexistente "gas de guerra" por el insecticida Zyklon B, abundantemente utilizado por los alemanes para hacer frente a las sucesivas epidemias de tifus que asolaban el campo(4). Y es así, probablemente, cómo habría llegado el mito creado en 1941 a adoptar la forma bajo la que es conocido hoy.


NOTAS

1. AYNAT, E.:
Auschwitz & the Exile Government of Poland in the "Polish Fortnightly Review", pags. 287-292.
2.
L'Album d'Auschwitz, passim.
3.
The Camp of Death, pag. 23.
4. Hay dos precedentes propagandísticos de la utilización del Zyklon B como agente homicida. El primero concierne a Auschwitz y corresponde a un informe supuestamente redactado por dos jovenes judíos eslovacos evadidos del campo el 7 de abril de 1944. El informe fue difundido por miembros de la comunidad

[137]

judía de Eslovaquia (véase AYNAT, E.:
Los 'Protocolos de Auschwitz': ¿una fuente histórica?). El segundo atañe al campo de concentracion de Majdanek, liberado por los soviéticos en julio de 1944. En un folleto de procedencia soviética publicado en Londres en 1944 se indica que el Zyklon B era utilizado en una cámara de gas homicida (SIMONOV, K.: The Death Factory near Lublin, pags. 9-11).



1. (en la versión impresa)


1 - 2 - 3


La versión original de este documento:
Los informes de la resistencia polaca sobre las cámaras de gas de Auschwitz (1941-1944) in Consideraciones sobre la deportación de judíos de Francia y Bélgica al este de Europa en 1942, Valencia, Apartado de Correos, 12.083, 46020 Valenciaz, España. © Enrique Aynat Eknes

 


"Israel en tanto que estado judío constituye un peligro no sólo para sí mismo y sus habitantes sino para todos los judíos y para todos los demás pueblos y estados de Oriente Medio y de más allá de esta región."

- Prof. Israel Shahak, autor antisionista israelí.


Palestine banner
Viva Palestina!

Últimas incorporaciones


 Ahmed Rami de Radio Islam: "Yo quise matar a Hassan"
Corrupción y crímenes en la corte de Hassan, Marruecos

El Holocausto bajo la lupa - Testimonios oculares versus leyes de la naturaleza
Por Jürgen Graf

La Argentina en el espacio geopolítico del terrorismo judío
Por Norberto Ceresole

Fotos 

Supremacismo Judío - El Poder judío en la Sombra    
Por David Duke


Talmud unmasked
El Talmud: Manual operativo sionista


El lobby israeli y la politica exterior estadounitense
Por John J. Mearsheimer & Stephen M. Walt

El poder judío en Occidente y en Oriente - Por Norberto Ceresole

La capitulación no es una opción
Por Jan Myrdal. Interview por Al-Intiqad, jornada de Hezbollah

Mi Lucha - Mein Kampf
Por Adolf Hitler

"Si yo fuera un líder Árabe nunca haría la paz con Israel. Es natural: hemos ocupado su tierra."

- David Ben-Gurion, Primer Ministro de Israel


Como Fue Inventado El Pueblo Judío - Por Shlomo Sand


 Víctimas del Sionismo
 Los Revisionistas



Listado de Judíos famosos y influyentes en Latinoamérica y España
Argentina, Mexico, Peru, Chile, Uruguay, Colombia, España 

Las victorias del Revisionismo
Por Robert Faurisson

The Jewish hand behind Internet The Jews behind Google, Facebook, Wikipedia, Yahoo!, MySpace, eBay...

208 personalidades opinan sobre los judíos


Ahmed Rami entrevista al general Remer en ALSHAAB


El lobby pro-Israel y la política de Estados Unidos en Oriente Medio - Por James Petras

The Founding Myths of Modern Israel
Garaudy: "Los Mitos Fundacionales
del Estato de Israel"


La Logia B'Naï B'Rith

Reel Bad Arabs - Revealing the racist Jewish Hollywood propaganda

El Estado de Israel armó las dictaduras en América Latina

En las camaras de gas de Auschwitz - Por Fred Leuchter

The Founding Myths of Modern Israel
Shahak: "Historia judía"


Sionismo y Fascismo. El sionismo en la época de los dictadores - Por Lenni Brenner

Protocolos de Sion

Vídeos - Importante colección 

Citas de Judíos Sionistas notorios

La Mafia Judía en la Argentina
Por Fabián Spollansky

Caricaturas  

Activismo! - Únete a la lucha!


Down with Zio-Apartheid
 Stop Jewish Apartheid!